«Llevo mucho tiempo pendiente de que no la veo centrada con las pastilla y con nada», ha afirmado la colaboradora.


Una comida familiar en casa de Carmen Borrego se convirtió en el mejor escenario para hacerle una sonada inocentada a Terelu Campos. La colaboradora era sorprendida por su hija, Alejandra Rubio, quien tenía preparado un notición que dejaría completamente atónita a su madre. Una broma previa al Día de los Inocentes y gestada con la colaboración de las cámaras del programa ‘Viva la vida’.

Telecinco

«Te quiero decir algo, pero no sé», le decía la joven muy preocupada a su madre durante este encuentro. Terelu se mostraba totalmente intranquila pensando que, incluso, podría tratarse de algún tipo de dolencia que le había ocultado hasta entonces. «Me estás asustando», aseguraba tocándose el pecho, para más tarde implorarle: «Dímelo ya».

Alejandra, que lleva casi tres años de noviazgo con el DJ Álvaro Lobo, se ha metido a la perfección en su papel y ha conseguido engañar por completo a su propia madre. La joven le decía nerviosa: «Lo siento». Poco después le entregaba un test de embarazo. «Madre mía», ha sido la primera reacción de Terelu rogando que debían tranquilizarse. «¿Cómo ha podido pasar, cariño?», le preguntaba. «Llevo mucho tiempo pendiente de que no la veo centrada con las pastilla y con nada», añadía.

«Qué inoportunidad»

Muy afectada con el notición, Terelu señalaba que las embarazadas pertenecen a un grupo de riesgo en la pandemia. «Qué inoportunidad». Recordaba que Alejandra es muy joven, solo tiene 20 años para 21 cuando su hermana le decía que no se acababa el mundo. Finalmente, Terelu ha descubierto que todo se trataba de una broma a cargo del equipo de ‘Viva la vida’. «Iros a la mierda», ha sido su primera reacción rompiendo en un mar de lágrimas y evitando abrazar incluso a su hija, la principal artífice de esta broma.

Telecinco

Tras ver la inocentada en televisión, Terelu ha reflexionado sobre el momento de tensión que vivió. «Tener un hijo con 20 años me parece que es jorobarte la vida. Es una responsabilidad para toda la vida». Cuando creyó que Alejandra la iba a convertir en abuela, una de las primeras cosas que le dijo es que ella no iba a cambiar su ritmo de vida para cuidar al bebé. «Hay un momento en el que le llego a decir que no tenga el niño para que yo lo cuide».

Una inocentada de la que la colaboradora también quiso hacer partícipe a su madre, María Teresa Campos. Cuando le contó que por un momento creyó que Alejandra Rubio podría estar embarazada, la comunicadora la sorprendió por completo con su inesperada reacción. «¿Y cuál es problema?», le dijo. Finalmente, todo queda en una broma y la familia Campos no tiene previsto, por el momento, dar la bienvenida a un nuevo miembro.