Tamara Falcó ha recibido una bronca por parte de su jefe, Pablo Motos, por su falta de compromiso con el programa tras semanas ausentándose por diversos motivos


Tamara Falcó por fin ha encontrado a bien regresar a su puesto de trabajo en el plató de ‘El Hormiguero’, después de varias semanas ausentándose sin mayores explicaciones. La hija de Isabel Preysler ha regresado a su tertulia de los jueves, la cual comparte con Nuria Roca, Juan del Val y Cristina Pardo, con los que analiza temas de actualidad, siempre en clave de humor y en la que se producen declaraciones jugosas que suelen dar mucho juego en las redes sociales. Pero esta vez el ambiente parecía no ser tan festivo y es que Pablo Motos, el presentador del exitoso espacio de Antena 3, no estaba contento con el rendimiento de la marquesa de Griñón y no dudó en hacérselo saber en pleno directo con una reprimenda que le ha sacado los colores, dejándola sin saber muy bien cómo defenderse.

Tamara Falcó regresaba a su trabajo ilusionada con retomar la rutina, más después de haber descansado en las Maldivas junto a su madre, atesorar su amor por Íñigo Onieva con planes románticos y tras el estrés de los exámenes para obtener el preciado título de chef en la prestigiosa escuela Cordon Bleu de Madrid. Eso sí, toda su felicidad se vino abajo cuando su jefe, Pablo Motos, le reprendió su falta de compromiso con el programa. Su queja no venía por sus ausencias, las cuales fueron avisadas con antelación y consentidas, sino por no aprenderse la coreografía del baile que realizan al comienzo del programa y que Tamara Falcó no defendió como se esperaba. De hecho, se quedó sentada.

Foto: El Hormiguero

‘El Hormiguero’ da comienzo siempre con una coreografía que realizan todos los colaboradores del programa, con el presentador incluido. Pero tanto tiempo fuera del plató hizo que Tamara Falcó no se sintiese segura a la hora de salir a la pista y marcarse unos pasos de baile coreografiados. En su lugar, optó por quedarse sentada junto a sus compañeras de tertulia, algo que ha cabreado mucho a Pablo Motos, que no ha tenido reparo alguno en abroncar a su equipo por su falta de compromiso. “Me da vergüenza pertenecer a este equipo donde la mistad no se sabe el baile. ¡Es impresentable!”, decía el presentador, que no quería cargarse la atmósfera distendida del programa y coló a modo de chanza, pero encerrando una gran verdad velada.

Foto: El Hormiguero

Tamara Falcó encajó bien la bronca por parte de su jefe y justificó su decisión de quedarse sentada y no acompañar al resto del equipo en el baile por no querer echar por tierra el esfuerzo ajeno. No se sabe bien el baile y no quiere que salir a escena y entorpecer al resto, piensa que todos lo hacen mejor que ella y no podría sumar, sino restar, al mezclarse entre ellos. Eso sí, Pilar Rubio le dejó claro qué hay que hacer para tener al jefe contento. Ella también ha estado alejada del plató durante varias semanas tras instalarse en París junto a su familia. También era su regreso y no tuvo inconvenientes en salir al escenario y bailar como una más, como se esperaba que hiciese Tamara Falcó. Las comparaciones son odiosas, pero en ocasiones son necesarias.