José Ortega Cano, a través de Antonio David, se ha pronunciado y ha asegurado que no le está gustando la actitud de su mujer.


Rocío Flores y Ana María Aldón están muy distanciadas en ‘Supervivientes’ después de que la hija de Antonio David Flores protagonizara un tenso cara a cara con Antonio Pavón. La joven, que se siente muy decepcionada con la mujer de José Ortega Cano, no ha dudado en decirle a su «abuelastra» todo lo que sentía y le ha advertido sobre un supuesto flirteo entre ambos.

«Yo no me pongo a discutir con vosotros. Lo que sé es que ese señor (Antonio Pavón) quiere que España me vea como un diablo. Estoy hasta las narices. ¿Y el tonteo que se trae contigo? ¿Hablamos de eso? ¿Lo ponemos sobre la mesa?«, destapaba Rocío Flores ante una Ana María Aldón perpleja.

Tras las palabras de la hija de Rocío Carrasco, la diseñadora de moda quiso saber a qué se refería y le pidió explicaciones. Sin embargo, Flores zanjó el asunto y le advertía que sabía muy bien de lo que estaba hablando: «Le conviene mucho el arrimarse. Y perdona pero no te lo voy a permitir, estoy hasta las narices de sus tonterías».

Una vez vistas las imágenes de la discusión entre ambas, y de la cercanía de la diseñadora y el torero, en plató coincidían en que se trataba de un acercamiento interesado que había iniciado Pavón. Antonio David Flores y Rosa Benito confirmaron que estaban hablando con José Ortega Cano, quien estaba muy atento a todo lo que estaba sucediendo. Los dos colaboradores aseguraban que al padre de Gloria Camila no le estaba gustando la actitud de su mujer durante sus discusiones con Flores. Sin embargo, sobre el tonteo prefirió no pronunciarse y no darle importancia.