La presentadora ha confesado haberles dado un profundo «disgustazo» a sus padres: «Me han cuidado fenomenal como tú lo hubieses hecho, ama».


«Vengo sensible por todo el cariño me habéis dado. Todo ha ido fenomenal», afirmaba Emma García en su regreso a ‘Viva la vida’ tras haber superado el coronavirus. La guipuzcoana, que ha estado dos semanas alejada de la televisión, ha tenido un guiño muy especial con sus padres a quien les enviaba, casi entre lágrimas, un gran beso. Ha confesado haberles dado un profundo «disgustazo»: «Me han cuidado fenomenal como tú lo hubieses hecho, ama».

Telecinco

Ha sido una reincorporación muy emotiva rodeada de sus compañeros de programa. “Tenía muchísimas ganas de veros, de sentiros, vengo un poco gilipollas, un poco sensible, por todo el cariño que he recibido”, señalaba tras ser recibida por un cálido aplauso e intentando no llorar en directo. Confirmaba que todo había ido fenomenal, pero que esas dos semanas que ha permanecido alejada de los focos no ha podido evitar dar «muchas vueltas a la cabeza en el mejor de los sentidos, después de tanto amor era imposible no recuperarme y no venir con energía y con todas las ganas del mundo».

Asimismo, ha tenido una mención muy especial con su compañera Sandra Barneda, su sustituta al frente del espacio de Mediaset. «Quiero mandar un beso muy fuerte a mi compañera Sandra Barneda por su profesionalidad y el cariño que ha mostrado hacia a mí. Gracias, gracias y gracias».

Concluía este mensaje de regreso recordando a todos aquellos que se encuentran afrontando una situación similar a la que ella ya ha superado: «Fuerza y mucho ánimo a todos los que están pasando por esta situación». Además, no ha perdido el bueno humor compartiendo con la audiencia que José Antonio Avilés había conseguido su número de teléfono durante su tiempo de cuarentena. «Contrólate», le pedía, para más tarde confesar que incluso le había echado de menos.

Telecinco

El pasado 20 de noviembre, Emma García sorprendía compartiendo vía redes que había dado positivo en Covid-19. Lo hacía a través del siguiente mensaje: «Tengo que comunicaros que este fin de semana no podré estar con vosotr@s. Tengo covid. Estoy sin síntomas y recibiendo muchísimo cariño que es la mejor medicina».

«Cambio cojín por programa»

Diez días después, reaparecía para dar la mejor noticia, su recuperación que llegaba con su próxima vuelta al trabajo. «Gracias, gracias y gracias por vuestro inmenso cariño. No sé cómo expresaros mi gratitud. Estoy abrumada y emocionada. Ojalá estas palabras os lleguen de la misma manera que vuestros mensajes, públicos y privados, me han llegado a mi. Estoy feliz de reencontrarme con vosotros. Cambio cojín por programa con fuerza, con ánimo y con mucho humor.❤️❤️💜💜». 

Emma ha afrontado unos días recuperándose al calor de su hogar donde ha recibido el apoyo incondicional de los suyos: su marido, Aitor Senar, con quien lleva veinte años de matrimonio, y su única hija, Uxue, de 13 años.