En su regreso a España para poder estar junto a su familia, la hija de Rocío Dúrcal se ha abierto en canal junto a Carlos Sobera en el programa de Telecinco.


Shaila Dúrcal se ha convertido en la primera invitada del primer programa de 2021 de ‘Volverte a ver’. La hija de Rocío Dúrcal se ha abierto en canal junto a Carlos Sobera y ha recordado con cariño y emoción a sus padres, además de hacer un repaso de su extensa trayectoria profesional. La cantante acudía al programa de Telecinco para recibir una sorpresa que jamás hubiera esperado.

© Telecinco

De vuelta en España después de unos largos años viviendo al otro lado del charco, Shaila Dúrcal ha reconocido que tenía muchas ganas de estar junto a su familia y, más aún, después de que su hermano estuviera 20 días en la UCI debido a su positivo en coronavirus. «Con la situación tan peculiar, tenía ganas de estar cerca de mi familia. Ahora todo es diferente, estamos recalculando todos los proyectos», comenzaba a confesarle a Carlos Sobera y hacía hincapié en que tiene una vida plena y de lo más serena.

Tras ver un vídeo que repasaba todos los acontecimientos de su vida, Shaila Dúrcal no ha podido evitar derramar alguna que otra lágrima cuando veía imágenes de sus padres, a los que echa de menos todos los días de su vida. «Me quedé sin padres cuando tenía 34 años, cuando vas creciendo es cuando más echas de menos esos consejos que te daban cuando eras pequeño. No me molesta ser llamada la hija de Rocío Dúrcal, yo siempre hablo de ellos. Es muy triste que las nuevas generaciones no la conozcan y me gusta que a través de mi música la recuerden», relataba. Aunque, la cantante insistía en que siempre se han diferenciados y que la artista en mayúsculas era su progenitora.

Su marido Dario y su hija, Aitana, son los culpables de que Shaila Dúrcal sonría día a día. Tal y como ella misma ha explicado, la cantante reconoce que es gracias a su alma gemela por la cual ha podido salir adelante después de la muerte de sus dos padres. «Mi madre sabía que yo me iba a enamorar de él, las mamis lo saben todo«, aseveraba. Después de dedicarle unas tiernas palabras a su familia, la hija de la cantante de rancheras ha hablado sin tapujos del accidente doméstico que sufrió por el cuál perdió la falange de un dedo. «Ahorro en manicuras. Me afectó mucho porque además yo soy cantante y uso las manos, juego al tenis y es como de sopetón tienes que ajustar tu vida», afirma.

La sorpresa que ha recibido y que jamás se hubiera esperado

© Telecinco

Después de abrirse en canal con el también presentador de ‘First Dates’, Shaila Dúrcal ha recibido una inesperada sorpresa de parte de su marido, Dorio, y su hija, Aitana. Con muchos nervios, la joven se sentaba en el plató del programa de Telecinco y aseguraba que era su primera vez en televisión, aunque reconocía que todo merecía la pena si era para sorprender a «mi segunda mamá«. «Siempre me ha estado ayudando y siempre ha estado ahí para todo», cuenta.

Su marido no ha podido evitar deshacerse en halagos al hablar de su mujer. Así, Dorio ha descrito a Shaila como una mujer muy cariñosa, a la par que generosa. «Tenemos una complicidad increíble. Eres la persona más importante de mi vida. En todos los momentos difíciles que has pasado siempre he estado contigo y te voy a seguir acompañando en la vida. Me siento muy feliz de tener la familia que tengo contigo, te amo mi amor», decía. «Muchas gracias por estar siempre ahí para mi. Te quiero muchísimo, eres como mi mamá», comentaba emocionada Aitana.

© Telecinco

Al escuchar las palabras de su marido, una emocionada Shaila no daba crédito a que los dos estuvieran frente a ellos sentados y les ha agradecido todo el cariño que le han dado en los últimos años. «Me quedo sin palabras porque sin vosotros no podría estar aquí, gracias por esta sorpresa, me la voy a guardar en el corazón para el resto de la vida. Me encanta la familia que tengo. A veces me faltan las palabras para describir a mi marido pero es mi mejor amigo, es mi todo en esta vida. Siempre ha estado a mi lado, no conozco la vida sin su amor, ni su cariño y a pesar de los ratos malísimos y buenísimos que hemos tenido hemos sabido salir adelante. Somos diferentes porque si fuéramos iguales no tendríamos esa relación que tenemos, nos damos equilibrio. Si yo soy positiva, él es mucho más, él siempre me trae de vuelta a la parte positiva. Ver a mi pequeña me da muchos nervios pero también me encanta porque tiene una valentía que yo no he tenido, es una mujercita hecha y derecha. Me encanta poder enseñarle y regañarla para que sea mejor», sentenciaba con los ojos vidriosos.