"Estoy ya al límite, no puedo más. Me he llevado muchas decepciones", ha asegurado la hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores.


Esta semana, Rocío Flores ha vivido uno de sus peores momentos en ‘Supervivientes 2020’. La hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores sufrió un ataque de ansiedad el pasado jueves, durante la gala, después de protagonizar un tenso desencuentro con Ana María Aldón, con Antonio Avilés de por medio. Ante esto, la nieta de Rocío Jurado ha lanzado una serie petición a sus compañeros para poder seguir haciendo su concurso.

Durante una conversación con el resto de concursantes, Rocío Flores suplicaba que no volvieran a meterla en ninguna discusión y ha expresado su deseo de mantenerse al margen de los enfrentamientos que se produzcan en Cayos Cochinos. «Por el bien de mi salud mental, te pido a ti (José Antonio Avilés) que cuando discutáis me dejes aparte. Dejadme en paz, no me saques más a Ana María. Si discutes con ella, no me metáis en medio», pedía la joven. Ante esto, el colaborador de ‘Viva la vida’ entendía que era un ataque personal y la hija de Antonio David hizo hincapié en que el mensaje era para todos.

«Estoy ya al límite, no puedo más. Me he llevado muchas decepciones. Ya me ha quedado claro que cada uno viene a hacer su concurso. No quiero saber nada más de Ana María, ni de la otra, ni nada. Voy a hacer mi concurso, a intentar pescar y al, resto, que le den por culo”, sentenciaba.

Yiya reflexiona y acusa a Rocío de hacerse la víctima

Parece que después de la tormenta no ha llegado la calma a ‘Supervivientes’. Después de que la organización del programa de Telecinco nominara a Yiya de forma disciplinaria tras «llamar» morsa a Rocío Flores, la extremeña ha hablado alto y claro sobre la nieta de Rocío Jurado.

«La niña no es tonta, ella sabe lo que está haciendo. Supongo que ya han reflexionado los directivos, yo no aludí al físico de nadie. Si deben nominarme, que así sea. Si se me tiene que hacer un castigo, aquí estoy, nominada. Expliqué bien la semana pasada que estaba haciendo una mofa a Estefanía y para nada me refería al físico de nadie», aseguraba la concursante. De la misma forma, y después de que Jordi González le comunicara que no volviera a hacer uso de la palabra «morsa», Yiya volvía a atacara: «Lo peor de esta chica está en el interior, no en el físico. Es una chica que acostumbra a poner caras, gestos y se mofa de la gente. Lo ha hecho siempre. El rasero es un poco raro. Si la niña tiene algún complejo no soy yo quién lo acentúa. Que aprenda a respetarlo ella también. Cuando le damos al off a las cámaras, sus comentarios son otros».

Después de escuchar las explicaciones de la concursante, Antonio David tomaba la palabra y explicaba que Yiya no tenía argumentos sólidos para defenderse o justificar los insultos a su hija. «Si nos vamos al pasado, quiero hacerle ver al público que los insultos que ha hecho a lo largo del concurso son los siguientes: Cara peída, le he llamado morsa porque está todos los días con los dientes fuera, más que Flores parece un florero. No solo se ha quedado contenta con las descalificaciones a nivel físico, sino también a nivel personal», recalcaba.

Ana María Aldón solo quiere hacer su concurso

Por otro lado, Ana María Aldón sigue centrada en lo suyo. Después de que Jordi González, durante ‘Supervivientes: Conexión Honduras’, le preguntara acerca del enfrentamiento, la mujer de Ortega Cano ha vuelto a reiterar que ella convivió tan solo una semana con la joven. «En esa única semana se montaron dos trifulcas en las que yo no estaba presente. Me parecen chiquilladas. Yo no tengo la culpa de nada. Solo pido que me dejen hacer mi concurso», afirmaba.

Poco después, tras cerrar micrófonos, el presentador volvía a Cayos Cochinos debido a un enfrentamiento que estaban protagonizando la modista y Yiya. Esta última acusaba a la primera de no mojarse y hablar de otras manera cuando las cámaras estaban apagadas.