El presentador ha compartido con la audiencia de ‘El Hormiguero’ su particular fórmula para no pasarse comiendo «guarrerías».


Una noche más, Pablo Motos ha arrancado ‘El Hormiguero’ ofreciendo un valioso consejo a la audiencia de su programa de Antena 3. En esta ocasión, el presentador ha aportado unas pautas para evitar los excesos con la comida.

«Esta noche me gustaría explica por qué estamos comiendo tantas guarrerías y específicamente me gustaría explicar por qué hay un momento en el que perdemos toda la fuerza de voluntad. Esto lo hago porque el hecho de saberlo te da una segunda oportunidad para controlarlo», ha explicado al inicio de su espacio.

«Una de las formas de aprender que se está en lo más profundo de nuestro sistema nervioso es el sistema de compensas. Se llama refuerzo positivo y negativo. Cuando vemos algo con azúcar pensamos: recompensa, azúcar, sobrevivir. Y nuestro cuerpo graba en el sistema de recompensa del cerebro lo que estás comiendo y dónde encontrarlo. Lo graba y además lo graba así: ver comida, comer, sentirse bien, repetir», apuntaba.

En su discurso sobre la manera en la que asociamos comida con placer, Motos ha señalado: «Es aquí donde viene el asunto. Porque el cerebro hace otra asociación. Si cuando comes te sientes mejor, ¿por qué la próxima vez que te sientas triste no comes algo con mucha azúcar o con mucha sal para sentirte mejor? Y así es cómo nuestro cerebro ha hecho un cambio en nosotros sin que nos enteremos. La señal emocional no es ‘cuando tengas hambre come’, sino ‘cuando estés triste come».

«Un antojo es una sensación corporal»

«La corteza prefrontal es la parte más joven de nuestro cerebro desde el punto evolutivo y nos ayuda. Entiende que no hay que comer mal y por eso trata de ayudarte. Pero es la primera parte del cerebro que se apaga cuando nos estresamos. Todos hemos tenido esta experiencia. Simplemente no podemos evitarlo porque se nos ha apagado la corteza prefrontal», apuntaba.

El de Requena ha asegurado que «lo chulo de esto es que el hecho de saberlo -ya lo sabéis- ayuda a comprenderlo en un nivel más profundo y a tener más fuerza de voluntad la próxima vez. Saber por qué sucede algo da una segunda oportunidad para controlarlo. Es una propuesta. La próxima vez que te pase, en vez de luchar, el consejo que dan los neurólogos es que seas curioso. Mírate a ti mismo con curiosidad y notarás que de alguna manera recuperas el mando. Un antojo es una sensación corporal. Hay opresión, hay tensión, hay inquietud y estas sensaciones corporales van y vienen».

«Yo una vez por semana me desparramo»

«La idea es que observes con curiosidad, simplemente, cómo te sientes cuando lo haces», proseguía. «Al día siguiente, claro, le levantas y dices: vaya noche… Te sientes mal. Y luego observa solo una vez cómo te sientes cuando no lo haces. Y luego obsérvalo dos veces. Y observa cómo tener curiosidad en vez de agobio te calma y en lugar de caer en el proceso automático y sentirte mal puedes sentir la alegría de dejarlo y de mandar en un tu cuerpo. Y repite. Esa es la idea. Que lo hagas una vez, que lo pruebes. Que lo hagas dos veces y lo pruebes. Si lo haces una semana has ganado«.

Motos ha asegurado que su consejo para mantenerse firme ante las tentaciones no falla. «Yo lo he he hecho y me ha funcionado. Eso sí: he añadido una cosita. Al estudio y los neurólogos se les ha olvidado una cosita. Yo una vez por semana me desparramo y yo comoto’ lo malo y to’ lo gordo. Y esa comida que deseas tanto te la comes. Pero te la comes una vez por semana».

Las disertaciones de Motos

Las disertaciones de Pablo Motos sobre asuntos tan diversos como sus consejos para conciliar el sueño, cómo superar el miedo o combatir la tristeza ya son una segmento habitual con el que arranca cada noche su programa. Son tiempos difíciles. Llevamos ocho semanas confinados en casa por culpa de la crisis sanitaria del coronavirus, y la audiencia demanda, -y agradece también-, mensajes de aliento que arrojen un poco de luz ante la incertidumbre que nos rodea.