En la recta final de ‘Supervivientes 2020’, a Rocío Flores le preocupa que la audiencia crea que ha ido al ‘reality’ a hablar de su conflicto familiar. Ya son 10 semanas de concurso en Honduras y teme haber proyectado una imagen equivocada. «Me siento mal, me siento rara», confesaba hace unos días. «No quiero que mi familia y la audiencia crean que he pasado el concurso hablando de ella».

Inquieta, la joven ha asegurado: «He intentado hacer el concurso siendo yo y no quería que la opinión sea de que he venido aquí a hablar de mi familia o a hablar de mis padres. Mi angustia era no querer hacer daño. No que he venido a aquí a hacer cosas a las que no he venido». Al escuchar sus palabras, Jorge Javier Vázquez le ha expresado abiertamente su opinión sobre el distanciamiento con su madre, Rocío Carrasco, de la que ha hablado en numerosas ocasiones.

«Me hubiera encantado haber visto a una hija hablando así»

«Yo si hubiera sido tu madre me hubiera encantado haber visto a una hija hablando así», le ha recordado el presentador. «Me alegra que me digas eso porque es algo que me lleva martirizando todo el concurso. La otra parte debe estar muy satisfecha que con el paso de los años quede un recuerdo así y que quede un puente a la reconciliación», añadía. «¿Te van a servir de algo mis palabras?», quiso saber el de Badalona, quien recordaba que había usado todas sus «mañas» para intentar sonscacarle los motivos de sus siete años de distanciamiento con ella. «Ojalá porque lo he dicho de todo corazón», añadía.

«Quiero ser madre de un niño»

Tras escuchar a Jorge, la joven quiso aplaudir el aguante de los concursantes que tienen hijos. «Yo no soy madre, pero ver a personas echar tanto de mensa sus hijos y las ganas que sienten de verlos y las ganas que tienen de estar con ellos…. Todos los que son padres son unos luchadores», decía. Jorge Javier aprovechó para preguntarle por sus planes de convertirse en mamá. «Quiero ser madre pronto. No sé cuándo, pero pronto. Con Manuel con mi pareja, que lo amo con locura. Quiero un niño». Jorge Javier bromeaba: «¿Se llamará Fidel?». Ésta respondía con humor: «No, se llamará Jorge Javier».

Su monumental bronca con Elena

Poco antes de que Jorge Javier se dirigiera a Rocío, ésta había protagonizado una monumental bronca con Elena Rodríguez en la palapa. La madre de Adara no entendía porqué la había acusado de seguir una estrategia en el concurso. «Que diga que yo he usado una estrategia con Jorge… Ella puede querer a una persona, pero yo no». También la acusaba de haberle faltado el respeto. «Que enumere comentario por comentario lo que le ha dolido. ¡Jamás en la vida he soltado un comentario que a ella le pueda ofender! No he faltado el respeto a nadie. En mi casa me enseñaron a respetar la gente mayor», señalaba la joven. «Esa es la diferencia entre Elena y Rocío. ¡En la vida le he faltado el respeto!», exclamaba, indignada. «Se respeta a todo el mundo, son solo a la gente mayor», le recordaba la madrileña.

Ante la tensión, Ana María Aldón decidía intervenir para calmar el ambiente. «Relajémonos un poquito y disfrutemos de las cosas que son muchas emociones», recordaba a Rocío. «Lo que pasa es que lo mío es una estrategia. En ningún momento he dicho eso», aseguraba Elena, quien poco después sería expulsada del concurso.  «Vamos a tener la fiesta en paz», le pedía la joven. «Ten tú la fiesta en paz en tu casa», respondía Elena.

La hija de Antonio David no salía de su enfado. «A mí si me haces algo que no me gusta y que me duele te lo voy a decir», le recriminaba. Por su parte, Elena le espetaba: «Una forma muy dañina la tuya. Lo mío son faltas de respeto y lo tuyo no es nada». La nieta de ‘la más grande’ seguía quejándose: «No entiendo en decir cuál es el daño en decir que ha tenido una estrategia, porque lo pienso así. Son ganas de dar por culo hasta la última gala».