El presentador ha explicado el motivo por el que ha sido inmortalizado saliendo de casa sin protegerse el rostro y las manos.


En la última emisión de ‘El Hormiguero 3.0’, Pablo Motos ha entrevistado en directo a la cantante Malú, quien ha revelado todos los detalles del bebé que espera con Albert Rivera, incluido el sexo del bebé. Pero en su programa también se ha pronunciado también sobre unas recientes imágenes en las que se le ve saliendo de su casa, en Madrid, sin protegerse con mascarillas ni guantes.

El presentador ha explicado que la fotografía fue tomada al salir de su residencia hace 24 horas. «Estoy regulín porque me han hecho una foto sin mascarilla. No sé cómo tomarme esto. Voy a leer el titular, que ha salido hoy, supongo con la intención de que salga en más sitios. ¿Ha venido un fotógrafo enviado por alguien a la puerta de mi casa a pillarme? Esa foto es de ayer. Me bulle la cabeza. ¿Quién ha enviado ese fotógrafo a la puerta de mi casa?», afirmaba, visiblemente molesto.

«Alguien le habrá dicho: ve a la puerta de su casa. ¿Cuál es la intención? ¿Qué quieren? ¿Desacreditarme? ¿Intimidarme? ¿Hacerme callar? Pues veréis: lo voy a explicar todo. Primero: sí, hay que llevar mascarilla y debería ser obligatoria. Y hay que llevarla siempre», continuaba.

Motos explica que utiliza mascarillas y guantes cuando sale de casa

«Os voy a decir qué es lo que hago yo y dónde han pillado esa foto. Yo todos los días salgo de mi casa y hago lo mismo para no saltarme ningún paso y hacerlo siempre de forma automática. En el bolsillo derecho de mi cazadora llevo un pañuelo para el frío, negro, con el que abro el pomo de la puerta. Miro que no haya nadie. Me meto en el coche de mi conductor, Ricardo, que tiene el coche esterilizado».

Una vez dentro del vehículo que lo traslada cada tarde a los estudios de Antena 3 «me pongo los guantes y me pongo la mascarilla porque ya estoy en contacto con otra persona». El de Requena ha aclarado que toma todas las medidas de protección convenientes para evitar la propagación del virus que tiene paralizado al país desde el pasado 14 de marzo, cuando se decretó el Estado de Alarma.

Esas precauciones las toma desde que sale de casa hasta que llega a su trabajo cada tarde. Incluso cuando regresa a su domicilio. «Al llegar a casa me descalzo, me quito la ropa, me meto en la ducha«, ha detallado.

«Pido perdón»

El presentador lamentaba que el fotógrafo que lo inmortalizó saliendo de su domicilio lo pillara justo en los escasos metros que hay desde el portal del edificio donde vive al coche que lo espera en la calle para trasladarlo al set. «Teniendo en cuenta que los dos metros que hay desde mi casa hasta el coche me están haciendo fotos yo pido perdón y me pondré mascarilla. Igual me pongo dos», concluía. No sin antes expresar: «Lo único que espero es que el fotógrafo llevase mascarilla porque es altamente recomendable». Tras la experiencia, ha dejado claro ante sus espectadores que será más cuidadoso. «A partir de ahora ya me doy por avisado».

Ha animado a las personas que sienten dolor

En su espacio, Motos arrancaba la emisión como viene siendo habitual. Ofreciendo a la audiencia un mensaje positivo o didáctico sobre un tema de actualidad. Así, ha abordado la cuestión de quienes han padecido dolores o molestias a lo largo de estas siete semanas de confinamiento. Y es que estos días hay quienes sienten «dolores en distintas partes del cuerpo y no se atreven a ir al hospital por si se contagian. Si el dolor es grave hay que ir al hospital. Pero si un dolor soportable, aunque sea molesto o muy molesto, os vendrá bien saber qué es el dolor».

«Saber qué es el dolor te puede quitar bastante el dolor. Todos los dolores los provoca tu cerebro para protegerte. De hecho, el cerebro decide qué es lo mejor para ti en cada momento. Si vas por un jardín descalzo y te clavas un clavo en el pie y te lo atraviesa te dolerá muchísimo. Excepto que veas una serpiente venenosa amenazándote, en cuyo caso dejará de dolerte momentáneamente y saldrás corriendo. El cerebro elige, de todas las cosas que te pasan, cuál es la que te ayuda a sobrevivir», señalaba.

«Quien decide que algo te duela más o menos es tu cerebro. Por ejemplo, en la guerra cundo los soldados eran heridos de gravedad, durante el trayecto las heridas te dejan de doler. Os voy a poner un ejemplo más cercano. A casi todos nos ha pasado de que duele una muela y justo cuando llegas al dentista te deja de doler. Eso es porque el cerebro considera que has hecho ya lo correcto para tu supervivencia. Por eso, una de las mejores cosas que puedes hacer cuando sientes dolor es divertirte».