Después de casi dos meses de concurso, las fuerzas de Olga Moreno en ‘Supervivientes 2021’ empiezan a flaquear. Este jueves, la mujer de Antonio David Flores ha tenido un momento de bajón anímico después de las duras pruebas en las que participaba junto al resto de sus compañeros. Abatida, rompía en llanto en la palapa en el momento de las nominaciones.

«Estoy tonta», ha dicho desde la palapa

«Hoy me he levantado un poco rara», decía, entre sollozos y ante la mirada de Sylvia Pantoja, que estaba a su lado. Después de un largo silencio en el que apenas era capaz de articular palabra, la andaluza enviaba un mensaje a una persona muy especial y a la que echa mucho de menos: su progenitora. «Quiero mandar un beso muy grande a mi madre», decía. «Hoy estoy tonta, pero estoy bien, de verdad».

«Es que la prueba se las ha traído», comentaba Jorge Javier Vázquez. «¿Estás un poquito mejor, Olga? Ten en cuenta que has sufrido en la prueba, ha tenido el médico que ir a verte. Estás ahora más baja de ánimos. El mar estaba picado, el agua estaba fría… Creo que os ha dejado a todos un poco tocados».

Rocío Flores y Olga Moreno
© Gtres.

Las palabras de Olga Moreno se producen 24 horas después de que Rocío Carrasco hablase de ella en ‘Punto de partida’, el último episodio de la serie documental sobre su vida en Telecinco. En la final del programa basado en su biografía, la hija de Rocío Jurado se refería a la mujer de su exmarido con especial dureza. «Yo, pese a ella, la que la ha echado por aquí soy yo. Y me llamo Rocío Carrasco Mohedano«, comentaba, indignada. «Yo soy su madre, por mucho que diga que su madre es Olga».

destacado rocio flores olga moreno
Redes sociales

Por su parte, Rocío Flores ha dejado clara su postura respecto a la mujer con la que se ha criado. «Llevo dos o tres semanas que no veo la docuserie, pero sí que me han llegado ciertas cosas. Creo que debería estarle bastante agradecida a Olga Moreno por habernos cuidado», decía hace unos días en televisión. Asimismo, reconocía que las confesiones de Olga en la isla no le son de ayuda, pero entiende que no es fácil controlar determinadas emociones estando en el ‘reality’, a más de 8.000 kilómetros de casa. «Yo espero que todo esto no pase factura a Olga. La única palabra que tengo hacía ella es agradecimiento, me ha tratado como si fuera su hija. No estoy molesta con ella, creo que no quedaron claras mis palabras. Lo que le digo a Carlos es que no me hace bien que hable de su vida, no estoy molesta con ella por hablar, el daño no me lo hace ella, sino lo que pasa fuera», zanjaba.