Meses después de su sonada pelea en el ‘Deluxe’, el presentador y la colaboradora han vuelto a mostrar sus diferencias delante de las cámaras. Así ha sido el enfrentamiento.


Este lunes, Jorge Javier Vázquez y Belén Esteban han vuelto a protagonizar una monumental bronca ante las cámaras de televisión. El enfrentamiento ha puesto sobre el tapete que tras su sonada pelea en ‘Sábado Deluxe‘ las cosas no han vuelto a ser igual entre ellos…

El motivo de la disputa ha comenzado cuando la colaboradora le ha recriminado haber mostrado públicamente unas fotos suyas: «Yo no me cachondeo de fotos suyas ni se las enseño a nadie, sinceramente». El presentador, sorprendido, se extrañaba ante el enfado de su compañera. «Yo de ti no hago coñas y también me mandan fotos. Te las puedo enseñar a ti, pero no se las enseñaría a mis compañeros», insistía la de Paracuellos del Jarama. «Esto si a ti te molesta yo no lo vuelvo a hacer«, expresaba el catalán, en son de paz. «Y pido disculpas. Me sabe mal que te quedes así».

Pero la cara de Belén era un poema. Incrédula, comentaba: «Sí, te creo, te creo». Pero no parecía convencida del perdón de Jorge Javier. «Jorge, ya, ¿vale? No pasa nada», indicaba. «La verdad es que a mí me ha hecho gracia, pero si a ti no te hacía gracia, la verdad es que lo siento«, admitía el de Badalona.

Telecinco

Ante la rigidez de Belén, Jorge Javier le preguntaba: «Belén, te prometo que lo siento. ¿No me crees?«. Esta le contestaba: «Por supuesto que no te creo«. Ha sido entonces cuando el presentador se ha mostrado tajante: «Escucha, Belén. Yo con estas cosas, si la persona afectada no se ríe, a mí no me hace gracia. Y si a ti esto te hace daño, evidentemente, a mí no me hace gracia que lo pases mal».

El enfado de Belén con Jorge Javier: «Yo de ti tengo muchísimas cosas y a nadie le he enseñado nada tuyo»

«Yo no lo paso mal, pero me sorprende que le enseñes la foto a Kiko. Porque yo de ti tengo muchísimas cosas y en mi vida a nadie le he enseñado nada tuyo«. Jorge Javier replicaba cambiando bastante el tono de la voz. De las disculpas iniciales se mostraba bastante más contundente.

«Te voy a decir algo. Me parece mucho peor esto que has dicho. Ahora que es una idiotez… que tú has dicho que nadie sabía a lo que te referías. Que me lo acaban de pasar y que se lo enseño a Kiko y ahora que tú salgas diciendo que tienes fotografías mías me da cuenta del nivel de persona que eres. Porque yo eso jamás te lo hubiera dicho a ti. Te estoy diciendo de manera clara ‘perdón’ y no eres capaz de aceptar la disculpa. ¿Y encima dices que tienes fotografías? Mira, tía… ¡Paso! Ahora sí que yo digo que paso y que me has demostrado cómo eres. No tengo nada más que decir de este asunto. ¡Me vas a decir ahora que tienes fotos mías avergonzándome! Lo has dicho… O sea, que de mí puedes decir lo que te salga de las narices. ¡Ese tipo de comentarios a mí me demuestran qué clase de persona eres! Por si acaso me faltaba conocerlo». El discurso de Jorge Javier hacía llorar a Belén, que intentaba por todos los medios reprimir las lágrimas y escuchaba en silencio, sin pronunciar palabra.

«No llores porque me da igual»

«¡Venga ya, las tonterías estas! ¡A mí no me vengas ahora con esto! ¡Ni con las amenacitas ni con las tal!», añadía Jorge Javier. Su rapapolvo iba ganando intensidad por segundos: «¿Aquí qué pasa, que cuando uno se equivoca y pides disculpas solo a ti se te pueden aceptar, eh? ¿Qué pasa? ¿Tienes la potestad de pedir perdón y que la otra persona lo acepte? ¿Solo tú? ¿Los demás no? ¿Eres tú quien dicta eso sí o esto no? Pues chata: conmigo no, porque te las he pedido de corazón. Y no me vale que me digas ahora que yo tenía fotos tuyas porque me da igual. ¡Y no me llores porque me da igual! Ahora ya lo sé que el lloro funciona muy bien en cámara. ¡A tomar por saco con la bicicleta!».

Finalmente, Belén Esteban no ha podido aguantar más la presión. Y, lejos de enzarzarse en una respuesta que aumentara la tensión entre ellos, ha optado por abandonar el plató, rota en llanto y visiblemente afectada por las palabras de Jorge Javier, que sonaban a verdadera arenga. ¿Habrá reconciliación posible tras este nuevo enfrentamiento?