La vida privada de Miguel Ángel Tirado ha dado el salto a convertirse en una serie de HBO, ‘El último show’, donde se mezcla con tintes de ficción. Su exmujer, su hija y su nieta tienen un papel relevante en la serie. Descubra todos los detalles


La vida privada y más personal de Miguel Ángel Tirado es un misterio para la gran mayoría y eso que el cómico ha cosechado una gran fama a lo largo de los años, especialmente en la década de los ochenta y noventa por su popular papel de Marianico el corto. El cómico aragonés ha sabido mantener a su familia alejada de la atención mediática a lo largo de su fructífera carrera sobre los escenarios, pero esto bien podría cambiar ahora gracias -o por culpa- de una serie de HBO que mezcla su biografía personal con tintes de ficción como la que se refiere a su exmujer, su hija y su nieta.

Vídeo: HBO

Se trata de ‘El último Show’, donde Miguel Ángel Tirado, popularmente conocido como Marianico el corto, trabaja bajo las órdenes del cineasta zaragozano Álex Rodrigo, quien se esconde tras éxitos de la talla de ‘Vis a Vis’ o ‘La Casa de Papel’. Una serie de ocho capítulos creada por el canal autonómico Aragón TV y que ya está disponible en HBO España. En ella se aborda la vida del artista, repleta de conflictos y baches personales, que a sus 75 años de edad quiere dar un giro de 180 grados a su vida y busca desvincularse con el personaje que le ha dado popularidad en nuestro país para labrarse una nueva fama. Una serie con grandes dosis de dramatismo, pero que recurre con acierto al humor para tratar cuestiones peliagudas.

Miguel Ángel Tirado interpreta a un artista que sufre una crisis de identidad. Un cómico al que ya no le hacen gracias sus propios chistes y que, sin embargo, continúa subiéndose al escenario para hacer reír al público. En un momento decisivo de su vida, decide dar carpetazo a los pilares de su existencia y luchar por recuperar el amor de su exmujer y, de paso, dirigir una película con tintes surrealistas al más puro estilo de Luis Buñuel.

Foto: Instagram

La mujer de Miguel Ángel Tirado es interpretada por Luisa Ganava quien, por su parte, también tiene intención de perseguir sus propios sueños tras salir de un matrimonio que ya no le hacía feliz. Tiene un nuevo novio -Armando del Río-, una nueva ilusión, más joven, todo un galán y que le apoya en su labor de perseguir su sueño de volver a plasmar sus inquietudes con la pintura. Una lucha existencial con la que los creadores de la serie querían representar que hay otra visión de las personas de avanzada edad que no suele plasmarse en el cine o la televisión. Se trata de personas con inquietudes, con ganas de autorrealizarse, pese a que, como dicen, “hay muchos tabúes con la gente mayor en la ficción. Ellos tienen sexo, es algo que pasa, y tienen proyectos, ilusiones y una vida. Parece que en la ficción estén relegados a una serie de arquetipos: el yayo que da caramelos y consejos a los niños. Pero nosotros queríamos retratar otra cara; temas como el sexo o cómo se afronta el tema de la muerte”.

La hija de Miguel Ángel Tirado en la ficción

En la serie ‘El último show’ en la que Miguel Ángel Tirado es protagonista también tiene un papel relevante su hija, interpretada por la actriz Itziar Miranda, conocida por su papel en ‘Amar en tiempos revueltos’. Se trata de una mujer separada, trabajadora y con una hija en plena adolescencia -a quien da vida la actriz Laura Noudet-, con los miles de problemas que todo esto conlleva. También tiene inquietudes personales, proyectos que van más allá de la maternidad. Sin embargo, lo mismo sucede con la nieta, enmarcada en la generación milenial, que sufre problemas comunes como acoso escolar, una relación complicada con los adultos, pero con un vínculo especial con su abuelo, Miguel Ángel Tirado.

Foto: Instagram

En definitiva, una serie que pretende romper estereotipos, que descoloca los tabúes impuestos en otros trabajos audiovisuales en los que los roles están demasiado fijados. Una curiosa forma de Miguel Ángel Tirado de mostrar su vida íntima y personal, sintiéndose cómodo al mezclar la ficción y dejar al público la tarea de ver hasta qué punto lo que se cuenta forma parte de la biografía del cómico o, por el contrario, es fruto de una mente prodigiosa.