Miriam Saavedra confiesa entre sollozos en la final de ‘GH Vip’ que sigue enamorada de Carlos Lozano

La gran noche de Miriam Saavedra tuvo de todo: fama, éxito, mucho dinero, lágrimas y una confesión inesperada que dejó a todos boquiabiertos.

No fue una noche más para Miriam Saavedra. La peruana cumplió con todos los pronósticos y se llevó el maletín con los 100.000 euros que la acredita como ganadora de GH VIP 6. Fue una noche de emociones contrapuestas para ella. Pasó de los nervios a la emoción y de la tristeza a la alegría en cuestión de segundos. Su montaña rusa tuvo uno de sus puntos más vertiginosos cuando se sentó en el plató de GH VIP ante Jorge Javier Vázquez para hacer un pequeño balance de su exitoso concurso.

Una relación muy tóxica

Quizá Miriam esperaba que Carlos Lozano estuviera esperándola en los estudios de Mediaset para festejar con ella la victoria, pero no fue uno de los presentes. Obviamente, Jorge sacó a relucir la relación de idas y venidas entre ambos. A la pregunta de si sigue enamorada del presentador, Saavedra lo tuvo claro: «Le sigo amando, es la verdad. Sigo sintiendo amor por él». Ante el estupor general, Jorge Javier le preguntó si volvería con él: «No, es un amor muy tóxico y hay que aceptarlo, hay amores que matan».

Lo que pasará a partir de ahora solo lo saben ellos. Cuestionada por si le habría gustado verle en plató, Miriam Saavedra no se escondió: «No me hubiese disgustado». ¿Y a Hugo Castejón? «A Hugo le tengo cariño y respeto», confesó. ¿Y con quién se queda de los dos? «Con ninguno». Así de claro habla la flamante ganadora del reality, que no pudo restregarle a Mónica Hoyos su victoria ya que no acudió a la gala final.

Pero no todo fueron buenas palabras hacia Carlos Lozano. Miriam fue consciente de cómo había hablado de ella mientras se encontraba en la casa de Guadalix y no le gustó ni un pelo: «Me da vergüenza. No me esperaba que, habiendo sido mi pareja y habiendo dado todo por él, fuera a hablar de mí de esa forma». Su relación hace tiempo que se convirtió en una especie de ni contigo ni sin ti. Lo dicho, hay amores que matan.