La colaboradora está llevando mal no poder salir y estar en contacto con sus seres queridos. «Estoy muy perdida. No me atrevo ni a cruzar a la calle», ha reconocido.


Mila Ximénez ha confesado que no lo está pasando nada bien. Lleva un mes metida en casa y el día a día se le hace muy cuesta arriba. En una conexión en directo con ‘Sálvame’ se ha derrumbado y ha estallado en lágrimas.

Estaba previsto que Mila entrase en el programa para opinar sobre el ‘Milavisión’. Un particular concurso en el que los colaboradores opinaban sobre su personalidad. Entre todos han valorado si les parece soberbia, elitista, clasista, profesional, pelota, egocéntrica o si tiene mala leche. La sevillana estaba dispuesta a comentar lo que sus compañeros habían dicho de ella, pero al ver a su amigo Kiko Hernández al otro lado de la videoconferencia se ha venido abajo.

«Le he visto y me he dado cuenta de que le he echado muchísimo de menos. No lo sabía hasta que no lo he visto», decía, rota en llanto. Kiko comprendía perfectamente la inesperada reacción de Mila. «Ella es la persona más importante para mí. Si no te conociera y si no te quisiera… Solamente hay que rascar un poquito para saber que eres un personaje que te has creado», decía, cariñosamente. «Cuando termina ‘Sálvame’ eres una persona totalmente distinta».

«Estoy en un bucle de tristeza»

Mientras Kiko hablaba, Mila no podía dejar de llorar. Jorge Javier Vázquez le preguntó por su estado de ánimo en este difícil periodo. «Llevo así semanas. Estoy conviviendo con un ‘alien’. Estoy bajita. No pensé que me iba a derrumbar y se me ha ido toda la fuerza que tenía para responder al Milavisión. Cada vez estoy más en un bucle de tristeza».

En su situación no ayuda nada el herpes zóster que padece. «Estoy soportando un dolor tremendo con el herpes que no se va», se quejaba. «Empiezo a tomar analgésicos y me olvido del mundo. Es un ‘alien’ que me está arrancando las muelas».

«No está siendo nada fácil. Mañana es el cumpleaños de Alba y se me juntan muchas cosas. Echo mucho ce menos mi vida, mi libertad y hay días que me es muy duro», admitía. «Me he despertado a las seis de la mañana. No está siendo fácil». Tan mal se encontraba que ha decidido no criticar a nadie en su nueva sección, ‘El juicio de Mila’. «Hoy no voy a mandar al infierno a nadie», subrayaba.

Mila sabe que una rutina de actividades le vendría muy bien para sobrellevar la falta de contacto con el exterior. «Me gustaría hacer cosas como Anabel Pantoja, pero el confinamiento no está siendo fácil para mí. Me gustaría ir a trabajar ir a la muralla, salir a la calle, ir a tomar algo…», Sin embargo, no lo hace porque está asustada. «Tengo miedo a que me pase algo . Si supiera que me contagie y que soy inmune. Pero yo me muero si me pasa algo y me tienen que ingresar y Alma está fuera.