Las colaboradoras de ‘Sálvame’ se pedían perdón: «A mí me gusta trabajar mucho con ella».


Hace una semana, durante ‘La Última Cena’, Mila Ximénez y Lydia Lozano protagonizaron un tenso enfrentamiento a raíz de que la concursante de ‘GH VIP 7’ acusara a la periodista de llorar si la escaleta del programa se lo pedía. Días después, ambas lejos de calmar la situación, seguían avivando su mala relación. Hasta ahora. En el último programa culinario de ‘Sálvame’ las dos colaboradoras enterraban el hacha de guerra.

Mila Ximénez desvelaba que no estaba pasando por un buen momento y estaba atravesando una mala racha. «Llevo tres meses con una medicación con la que no puedo ni tomarme una copa de vino. Creo que no hay que traspasar la línea y le pido perdón a Lydia. No estamos pasando por un momento en el que tengamos que arremeter la una con la otra«, comentaba ante la atenta mirada de su compañera.

Ante esto, Lydia Lozano, que no se lo esperaba, agradecía sus palabras y se disculpaba por haberse marchado de la cena la semana pasada sin darle ningún tipo de explicación. «Es verdad que pedí perdón a la productora pero no a Mila. Lo siento mucho. Te vi llorando y los nervios que produce cocinar intensificaron los nervios. Te pido mil disculpas», replicaba. Después, la de Sevilla no podía evitar halagar a su compañera y compartía con la audiencia sus virtudes: «Tiene muchísimas cosas que a mí me encanta, tiene un sentido del espectáculo increíble. Creo que deberíamos aprender a conocernos porque llevamos muchos años trabajando juntas, a mí me gusta trabajar mucho con ella».

Belén Esteban, que se encontraba en su casa de Paracuellos esperando la cena de sus compañeras, desveló que la reconciliación le había emocionado y se alegraba de que ambas apostaran por enterrar sus discrepancias y hacer todo lo posible por tener una buena relación.

La acalorada discusión entre Mila y Lydia

Hace unos días, las dos colaboradoras se reencontraban en ‘Sálvame’ después de protagonizar una acalorada discusión en ‘La Última Cena’. Sin embargo, ambas continuaron lanzándose acusaciones. Mila consideraba que gran parte de sus broncas en los platós de televisión no son más que parte el espectáculo, y creía que Lydia se lleva estos enfrentamientos al terreno personal. Así lo explicaba en el programa de las tardes de Telecinco: «Soy muy pasional, muy vehemente, muy incómoda, pero estoy muy lejos de esto. Yo no vivo esto. Esto no son mis branquias. Yo no soy una mujer tan cósmica como mi compañera Lydia Lozano».

La tertuliana ha resaltaba el valor de su compañera como pieza fundamental en ‘Sálvame’: «Creo que es un personaje importantísimo y una colaboradora fundamental», aclaraba. Sin embargo, cree que ésta se toma demasiado a pecho lo que acontece delante de las cámaras. «Yo cuando termino el trabajo, cuando termino el programa, después de un confinamiento muy duro, en el que ha habido gente que ha perdido a su familia, yo me quito el traje de faena. Y ya no existe más el programa, porque si no nos volvemos absolutamente locas. Creo en ese sentido que Lydia debería descansar un poco más«, decía, rotunda.

A lo largo de la emisión de ‘Sálvame’, Mila regalaría nuevas perlas a Lydia. Porque en un último arranque de sinceridad, le echó en cara haber usado «una fuente no fiable» en su investigación en el caso de Ylenia Carrisi. Y soltó varias frases que dejaron a Lydia KO. Entre ellas, afirmaciones como: «Te metes en unos remolinos que no sabes como salir», «Te pierdes en el discurso y luego no sabes como salir. Un día dices una cosa y otro día dices otra». El encuentro no llegó a buen cauce, puesto que ninguna de ellas estaba dispuesta a dar su brazo a torcer. Tal y como han quedado las cosas, la bronca probablemente dará mucho más que hablar.