El confinamiento al que se ve sometido el país como consecuencia de la crisis sanitaria está teniendo importantes consecuencias en el ánimo de muchos, también para María Patiño. A pesar de que continúa al pie del cañón trabajando en Telecinco, está acusando la cuarentena y vivió este viernes una tarde cargada de emociones en ‘Sálvame’ donde no pudo reprimir las lágrimas. «Tengo una sensación de no sentirme segura, de inseguridad, de no saber quién me cuenta la verdad y de poca fe», dijo. Muchos han sido quienes le han mostrado su apoyo intentando animarla, pero ella ha revelado el consejo que ha destacado por encima de todos, uno que ha recibido de Sara Carbonero

sara-carbonero-destacada

La mujer de Iker Casillas se puso en contacto con ella y le mandó unas valiosas palabras, que para ella han sido fundamentales y que no ha dudado en compartir con la audiencia: “Hay que aprender a abrazar la incertidumbre que tanto nos angustia”. Sin duda, una sabia reflexión que cobra hoy, más que nunca, vital importancia en tiempos en los que la incertidumbre crea una importante desazón.

La conductora de ‘Socialité’ ha subrayado que este mensaje viene de una persona que sabe mejor nadie lo que esto significa. El último año para la periodista ha sido complicado, primero por el infarto que sufrió su marido el año pasado y poco después, le detectaban a ella un cáncer. Por tanto, Iker y Sara forman parte de un grupo de riesgo frente al coronavirus. María Patiño se ha emocionado por este valioso mensaje que desea grabarse a fuego: «Es un consejo que me voy a tatuar».

maría patiño

Sara ha querido poner su granito de arena para ayudar en esta crisis. Desde Oporto -donde reside junto a su marido y sus dos hijos- ha realizado una importante donación en beneficio de Unicef: 22.264 pares de guantes y 26.934 mascarillas respiratorias para prevenir el contagio y la propagación del virus.

Siempre buscando el lado bueno de las cosas, Sara está compartido bonitas reflexiones a través de su perfil de Instagram, donde también relata su rutina. Hace tan solo unos días publicaba unas profundas palabras de lo que se hubiese dicho a sí misma hace diez años: «Creo que le diría que no perdiera el tiempo ni la energía tratando de controlar todas las situaciones porque al final, la vida nos descoloca a cada uno en su lugar. Que hay cosas que dependen de nosotros y otras que no. Que se preocupara menos y se ocupara más, le diría que exprimiera cada segundo y que dedicara su tiempo solo a aquellas personas que merecieran la pena y le hicieran sentir bien». Y añadía lo siguiente: «Pero que después siempre, siempre sale el sol. Que transformara el sufrimiento en sabiduría porque como decía Dante, el que sabe de dolor, todo lo sabe».

«Estoy muy revuelta»

María Patiño está viviendo una montaña rusa de emociones durante esta cuarentena. Además, los últimos días han sido complicados y la ansiedad se ha apoderado profundamente de ella: «Estoy últimamente así. Estoy muy revuelta. No es miedo, no tengo miedo ni cuando salgo a la calle. No tengo miedo al contagio». 

María Patiño 2

No ha dudado en confesar su tremenda decepción con la clase política en general, sin entrar en partidos: «Creo que deberían cuidarnos más», reconocía. «Cuando vengo al trabajo me cuesta mucho. Después se me pasa. Como que me falta aire. Después me cuesta mucho salir y el hecho de llegar…», apuntaba. Indicaba que le daba rabia que nadie había sido capaz de pedir disculpas: «Todo eso me produce mucha angustia. Eso es lo que me pasa. El miedo paraliza y yo decidí venir a trabajar desde el minuto uno».

María Patiño 3

En estos momentos, la presentadora se está apoyando en su familia, está viviendo la cuarentena junto a su marido y su hijo. «Mi chico es uno de los afectados a nivel económico, pero tiene una pareja, que soy yo, que le va ayudar. Mi hijo es para quitarte el sombrero», reconocía. Afirmaba, asimismo, que ellos la escuchan e intenta animarla, pero que las últimas semanas ha llorado de forma considerable. «Me da mucha pena lo que está pasando». Concluía con una importante reflexión que compartía con toda la audiencia, haciendo alusión a la canción de Manuel Carrasco que se ha convertido en su mejor himno: «El día que deje de soñar me vendré abajo. Es el momento para subirnos y venirnos arriba y seguir diciendo te quiero».