Antonio Montero está en el ojo del huracán. El paparazzi se ha convertido en el centro de la diana del resto de colaboradores de ‘Sálvame’ y estos se han sometido al PoliDeluxe para poner las cartas sobre la mesa y hacer pública la verdad sobre la relación que mantiene el periodista con el resto de sus compañeros. Sin embargo, ha habido una notable ausencia.

Jorge Javier Vázquez comenzaba ‘Sábado deluxe’ anunciando que por primera vez en la historia, María Patiño había tomado la decisión de abandonar su puesto de trabajo «por decisión propia». Ante esto, Gema López explicaba que la presentadora de ‘Socialité’ estaba muy disgustada con Antonio Montero. “Cuando hemos llegado a la reunión, María se ha disgustado al enterarse de las preguntas del contenido del programa y ha preferido irse a casa. Ella ha venido a trabajar pero ha decidido irse”, explicaba la periodista.

“Ella venía si las preguntas eran para mí, pero si son para ella no”, contestaba Montero criticando la actitud de Patiño. Sin embargo, Gema López salía en defensa de su amiga: “Ella venía a trabajar como cada sábado pero esta semana tú has decidido mover la bolita y ella no ha querido seguir jugando a tu partido”. Sin embargo, lejos de que le afectara, el paparazzi explicaba que era él el que se sentía disgustado después de una tensa discusión que protagonizaron durante ‘La última cena’. «El disgusto me lo llevé yo por el insulto desproporcionado de Patiño al llamarme ‘hijo de p…’ en la intimidad«, explicaba. “Yo sé cuál es tu juego y no voy a entrar en él”, replicaba López.

Acaloradas discusiones

La noche comenzaba muy tensa después de que Antonio Montero tildara a Chelo García-Cortés de ser «ridícula» por decir que se le habían intentado tapar varios temas. «No se puede ser más tonto que Chelo, qué ridícula, que señora más ridícula, si yo tengo algo en la vida es credibilidad», atacaba el periodista. Ante tales declaraciones, la que fuera concursante de ‘Supervivientes 2019’ aseguraba que su compañero había cambiado y que se había convertido en una persona diferente. «Eres muy buen profesional pero eso no significa que te tengas que meter con una amiga que te ha cuidado mucho, tú tienes mucha mierda y se te han tapado muchas cosas. Gema y María se han portado muy bien con él», escribía la catalana.

A pesar de que el polígrafo iba sobre Antonio Montero, Chelo García Cortés se convirtió en la gran protagonista de la máquina de Conchita. «¿Para qué coño se ha hecho este Poli?», gritaba Mila Ximénez después de ver que solo se hablaba de Ylenia Carrisi y Lydia Lozano. Después, los colaboradores recordaron su paso por ‘¿Dónde estás corazón?’. «Chelo no tiene ni una mala palabra para nadie. Se vendió la figura de Chelo como si hubiera inventado el periodismo del corazón. Se hizo una valoración inmerecida. Vino aquí como si meara pis de oro. Eres como Avilés, hiciste lo mismo que Avilés«, comentaba Kiko Matamoros provocando que Chelo se fuera llorando del plató.