La odontóloga ha subrayado que su polémica carta contra la colaboradora se ha hecho pública sin su consentimiento y se ha defendido: «La libertad de expresión aún está vigente».


Tras muchos años de duros enfrentamientos, la enemistad entre María José Campanario y Belén Esteban vuelve a estar en el candelero. Una dura carta que firma la mujer de Jesús Janeiro contra la colaboradora ha sacado a relucir viejas rencillas y, por supuesto, ha despertado el enfado de la de Paracuellos. La odontóloga se ha defendido y reconoce no estar arrepentida con lo que dijo en su día. 

Montaje SEMANA

A través de una conversación privada con Isabel Rábago -que la periodista ha dado a conocer en el programa ‘Viva la vida’- ha señalado que la polémica carta fue una publicación que realizó en sus redes, pero que se trata de un mensaje privado. «Se ha filtrado sin mi consentimiento», ha manifestado. Cabe recordar que la misiva está repleta de insultos y dardos incendiarios contra Belén Esteban como el siguiente: «La represión y la dictadura acabaron hace muchísimo tiempo, muy a tu pesar, princesita barata».

GTRES

María José Campanario borró en su momento la publicación que efectuó en su perfil privado de ‘Facebook’ y que data del pasado 10 de enero, pero no se arrepiente en absoluto de su contenido. Así lo ha manifestado este mismo sábado tras el escándalo ocasionado: «No voy a consentir que nadie me silencie. La libertad de expresión aún está vigente». Además, ha recalcado que se ha hecho pública esta conversación sin su consentimiento expreso. No ha querido entrar en directo en ‘Viva la vida’, pero ha indicado que está perfectamente a pesar de que su nombre está copando la actualidad de los programas de Mediaset: «Lo único que pido es que me dejen en paz».

La reacción de Belén Esteban

Antes de que saliera a la luz el controvertido mensaje, la de Paracuellos reaccionó de forma inmediata. Paró la emisión de ‘Sálvame’ para lanzar una clara advertencia: «María José Campanario, déjalo. Yo me callo, no quiero entrar, que llevo mucho sin hablar porque te digo una cosa: se puede liar la tercera guerra mundial», le dijo muy enfadada.

Telecinco

“No voy a entrar en tu juego, pero dile con el que vives que no soy yo la que hablo. He hablado durante mucho tiempo de mi vida, que no era tu vida, era la mía. Que pases buen fin de semana y seas feliz». Y añadía que no deseaba avivar ninguna guerra: «Estate quietecita, guapa. Luego tu marido se cree que la que habla soy yo. Siempre se echa la culpa a la misma. Cuando aquí tiramos la piedra y escondemos la mano».

Asimismo, hacía alusión al padre de su hija: «Lo malo es que el otro como está todo el día en el campo luego no se entera ni del NO-DO. Cuando pasan las cosas siempre es Belén la que ha hablado. Hace mucho que no hablo y podría»