«No creo en el matrimonio», asegura la madre de Alba Carrillo al hablar de su pareja, Carlos Carrillo. «Es la persona que siempre se mantiene a la sombra».


Este martes, Lucía Pariente ha relatado su biografía en la ‘línea secreta de la vida’ de ‘Secret Story’. En el ‘reality’, la madre de Alba Carrillo ha hablado de lo importante que es para ella su hija y su nieto Lucas. También ha hablado de su relación con su marido, Carlos Carrillo. 

«Nací en 1963», arrancaba diciendo. «Cuando llegué a casa tenía dos hermanas gemelas. Después de mí nacieron mis hermanos mellizos. Luego nació la hermana pequeña y esto ha sido la base de mi vida», continuaba. «La persona más importante de mi vida ha sido mi madre». Estaba nerviosa. Daba la impresión de que repasar su biografía le resultaba molesto, un trámite por el que debía pasar lo más deprisa posible, para evitar ahondar en detalles. Quizás por eso su relato resultó apresurado, acelerado. Atropellado, incluso.

«Después de nacer mi hija decidí casarme»

Pariente ha explicado que sus padres tuvieron varias crisis en su matrimonio, un hecho que marcó su adolescencia y precipitó su madurez. «Con 14 años empecé a exigir a mis hermanos como quería que fuera la vida». Siendo muy joven hizo las maletas con dos de sus hermanas para emprender un camino por su cuenta sin el amparo de sus padres: «Nos marchamos a vivir a Valladolid». Entonces empezó a ganar aprendizajes: «Yo venía de una familia más bien acomodada… Me metí a trabajar en una casa como asistenta. Fue una experiencia muy bonita. Estuve bastante tiempo y fui muy feliz».

De su pareja no ha contado cómo se conocieron. Ni qué lo enamoró de él. Fue directa al nacimiento de Alba. «Después de nacer mi hija decidí casarme. No creo en el matrimonio. Volvemos a casa porque queremos estar con la gente con la que estamos».

Telecinco

Cuando Carlos Sobera le ha preguntado cómo es su relación de pareja ha respondido: «Como la de cualquier pareja». Tras una breve pausa, proseguía: «Es la persona que siempre se mantiene a la sombra. Cuando me ve caída coge el teléfono. Es la persona que siempre le digo que soy feliz».

Lo cierto es que su relación matrimonial es un tema del que suele evitar hablar. Porque, según ella, su pareja es un hombre discreto. No le gusta la fama ni estar expuesto a los focos. «Él me dice siempre vivió de ilusiones la tonta de los cojones. Cualquier cosa me vale para remontar. Cualquier pequeña cosa me vale para ser feliz», subrayaba.

Su marido es «la persona que me ha hecho volver a tener una familia»

Para Lucia Pariente, su marido es «la persona que me ha hecho volver a tener una familia». Porque para ella «la vida es muy sencilla: es mi familia». Asimismo, ha recordado: «Mi hija y mi marido me han animado a entrar en el Ejército. Todo lo que me he propuesto les ha parecido hasta divertido».

Telecinco

De lo bien que se lleva con su hija ha explicado: «Mi mayor regalo es mi hija. Nació en 1986. No me ha dado guerra y cuando ha tenido problemas nos ha dejado compartirlos como si estuviéramos dentro de ella. Yo la adoro». De la colaboradora se ha mostrado muy orgullosa: «Era una niña normal, estudiante y demás. En 2007, el día más difícil de la operación de mi madre le dijimos que a Alba la habían seleccionado para ser modelo». También su nieto es una figura fundamental: «Lucas es el eje central de nuestras vidas».

«Soy medio boba, pero no me gusta que nadie lo vea»

Al hablar de sí misma, ha aclarado que no es una mujer dura, pero sí severa. Y que en el fondo es muy vulnerable: «Más bien soy medio boda, pero no me gusta que nadie lo vea». Por último, ha explicado lo que supuso para ella el fallecimiento de su progenitora: «Mi madre 2014 dejó de estar con nosotros. Ahora he pasado a ser el bastión de la mía».

«La Lucía Pariente es una abuela. La vida la mido por el amor. He hecho cada etapa, cada momento. He hecho todo en mi vida, pero lo más importante es que tengo lo que quiero y no necesito más. Si me falta algo de esto no sé vivir. La Lucía Pariente de hoy en día es una persona muy feliz. Tengo una suegra de 99 años. Lo tengo todo en la vida», concluía.