El gran momentazo de 'La isla de las tentaciones' ha estado protagonizado por José, que ha pedido la mano de Adelina en la final del 'reality'.


José y Adelina, la única pareja cuyo amor ha llegado intacto a la final de ‘La isla de las tentaciones’, ha protagonizado el momento más romántico del ‘reality’ a lo largo de su emisión.

Una pedida de mano en la final del ‘reality’

La pareja se reencontraba en la hoguera final con muchas ganas. Un fuerte abrazo, muchos besos y decenas de «te quiero» dichos al oído fueron sus primeras muestras de amor al volver a verse.

José fue el primero en hablar. Y lo hizo a corazón abierto. «Me dijiste que yo era el hombre de tu vida y te prometí que iba a confiar. No he desconfiado de ti, pero han aparecido miedos. La situación en la villa era complicada. Puedo tener muy claro lo que tú y yo tenemos», decía a su novia. «Espero que esta experiencia te sirva para que no te dejes influenciar por los demás», respondía la concursante.

Mónica Naranjo: «Habéis dado una gran lección de amor»

«Estoy muy enamorado de ti», le decía el Guardia Civil. «Te quiero, te quiero, te quiero…», repetía cada vez que se fundían en un abrazo. «¿Has aprendido?», quiso saber ella. «He aprendido que quiero levantarme cada mañana contigo y que voy a amarte».

Entonces, el poeta y escritor se puso de rodillas, sacó un anillo de compromiso e hizo la pregunta que dejó atónita a su novia y henchida de felicidad a Mónica Naranjo, testigo de excepción de tan idílico instante: «Adelina Seres, ¿quieres casarte conmigo?». La respuesta de Adelina fue un sí, por supuesto.

«Habéis dado una gran lección de amor. Gracias por vuestra entrega. Espero que tengáis una boda maravillosa», les deseaba la cantante y presentadora.