El marido de Saray Montoya ha reconocido que hará todo lo posible para que se haga justicia: «No hay derecho lo que habéis hecho».


Hace unas semanas, Saray Montoya compartía a través de sus redes sociales un vídeo en el que denunciaba que tanto ella como su hija habían sufrido una violenta agresión por parte de su familia política, quienes le asestaron, supuestamente, 13 puñaladas tras un allanamiento de morada. Después de que la que fuera concursante de ‘Supervivientes’ saliera victoriosa de los juzgados tras lograr una orden de alejamiento, Jorge Rubio ‘El Canastero’ ha roto su silencio para dar su versión de los hechos. El que fuera protagonista de ‘Los Gipsy Kings’ ha insistido en que no parará hasta que se haga justicia y vea a su padre y su hermano en prisión.

Telecinco

Semanas después de que ocurrieran los hechos, Jorge Rubio «El Canastero» aún no da crédito a lo que ha pasado y no entiende cómo un conflicto familiar haya podido llegar a tal desenlace. El cantaor ha aparecido en ‘Viva la vida’ para dejar claro que tanto Saray Montoya como su hija Naiara no están solas y siempre estará para protegerlas. Tal y como ha explicado, antes de que se produjera la brutal agresión, el marido de la diseñadora recibió una llamada de su hermano en la que le decía que se iba a encargar de hacerle daño.

Según relata, el conflicto familiar surge a raíz de que su hermana enfermara de Covid y Saray Montoya obligara a su marido a llamar a su padre para informarle de que esta estaba muy enferma. «Él me dice que renuncia de padre, que para mí ha muerto. A partir de ese momento, empiezan las amenazas de mi hermano», comenta y lamenta que el resto de sus familiares le hayan dado la espalda tras lo sucedido. «Ahora me los veo en la puerta del juzgado pidiendo libertad para el asesino que ha querido matar a su sobrina y a su nuera», asevera de forma rotunda.

Jorge Rubio reconoce que desde el principio de su relación con Saray Montoya su familia no tuvo buena relación con la diseñadora y le instaban a que rompiera con ella. Sin embargo, su amor pudo con todo y «El Canastero» no duda en presumir de sus 25 años de matrimonio. «Se acabaron los abusos, llevo toda la vida luchando, me han intentado hacer la vida mártir. He perdido a una hermana, no me he podido despedir de ella, he perdido a un padre y a un hermano, he estado a punto de perder a mi hija y a mi mujer…», lamenta.

Su familia le ha dado la espalda y solo quiere que se haga justicia

De la misma forma, Jorge Rubio admite que toda su familia le ha dado la espalda, incluida su madre. Horas después de que le asestaran 13 puñaladas a Saray Montoya, el cantaor desvela que llamó a su padre para pedirle explicaciones e insiste en que este presumió de la agresión. «Le dije que qué hacía, que era de tener poca vergüenza y el solo se reía de mí. Lo único que quiero es que se haga justicia», contaba.

El padre y el hermano de Jorge Rubio están en libertad provisional bajo fianza y solo pide que se haga justicia y que paguen por lo que ha hecho. Está convencido de que hará todo lo que sea posible para verles en la cárcel. «Me quiero dirigir a mi padre: Hasta que el cuerpo me haga sombra, tengo que conseguir que te pudras en la cárcel, tú y mi hermano. No hay derecho lo que le habéis hecho a mi hija, a mi casa, esto no se hace, es de no tener corazón», sentenciaba.

Por otra parte, el marido de Saray Montoya ha dejado claro que no tiene miedo y que está preocupado por su hija Naiara, quien después de la agresión está muy decaída y tiene pesadillas. La familia está pasando por un momento duro y Jorge Rubio no descansará hasta que se haga justicia.