El presentador de ‘Idol Kids’ también ha relatado cómo conoció a su marido, Roberto Cortés, y cómo comenzó su historia de amor.


Coincidiendo con la primera emisión de ‘Idol Kids’ y con la cuenta atrás para la nueva temporada de ‘Mujeres y hombres y viceversa’, Jesús Vázquez ha sido el perfecto anfitrión de Bertín Osborne en ‘Mi casa es la tuya’. El presentador ha recibido al cantante de rancheras durante sus vacaciones en Formentera y no ha podido evitar abrirse en canal.

El nuevo presentador del espacio de Cuatro ha relatado con detalles cómo fue el peor momento de su vida a raíz de que le involucraran en el caso Arny hace 25 años y cómo este afectó a la salud de su madre. Junto a Jorge Cadaval, de Los Morancos, ambos han relatado su particular calvario hasta conseguir que el juez le absolviera. Además, Vázquez ha narrado cómo comenzó su historia de amor con Roberto Cortés, un hombre que se ha hecho a sí mismo y que tuvo que escribirle una carta al rey don Juan Carlos para poder seguir con sus estudios.

«Cómo ha cambiado el mundo desde la Nochebuena que vivimos en tu casa«, le decía Jesús Vázquez a Bertín Osborne tan solo unos minutos después de volver a verse. Ante esto, el presentador aseguraba que lo peor que estaba llevando de esta situación de emergencia sanitaria era no poder abrazar a la gente. Sin embargo, en el lado opuesto, reconocía que durante los meses de confinamiento, ha vivido unos días muy tranquilos en casa. «No salimos mucho de casa, hemos podido aguantar el tirón económicamente«, desvelaba.

Al recordar su infancia, el presentador no ha podido evitar emocionarse al hablar de su madre, una auténtica «madraza gallega entregada a sus hijos». Vázquez, el segundo de cuatro hermanos, admite que le hubiera gustado que ella le viera ahora, en el momento tan bueno por el que está pasando. «Se fue en un momento malo, en una época en la que me metieron en un lío horrible, que pena que no me vea lo bien que estoy, enamorado», decía con la voz entrecortada.

Además, sobre sus años de juventud, el presentador no dudaba en explicar el acoso que sufrió en el colegio porque «era gordito». Sin embargo, cuando pegó el estirón, todo cambió y los mismos que le insultaban no dudaban en invitarle a fiestas. «Te destroza la autoestima, te avergüenzas… Y me lo callaba, no llegaba a casa y le decía a mi padre: ‘Soy el gordo marica de mi clase’. Para mí era una deshonra. La vida cambió, no tengo rencor y no le deseo mal a nadie. Pasándolo mal es como aprendes», rememoraba.

Jesús Vázquez y su idilio con la fama y el éxito

Jesús Vázquez

Después de probar suerte en la Facultad de Veterinaria, Jesús Vázquez se dio cuenta que lo suyo no iba por ese camino. Dio el salto al teatro y a la televisión, en donde encontró su verdadera pasión. Tras más de 30 años de carrera, el presentador le confesaba a Bertín Osborne que el éxito lo estaba empezando a disfrutar ahora, aunque ha tenido algunos idilios peligrosos con la fama. «Antes cada programa que hacía pensaba que iba a ser el último. Durante 20 años decía: ‘A ver si fallo… si algo se podía torcer’. La televisión es así y en todo este tiempo he visto a torres muy altas caer. Puede pasar de todo», reflexiona.

De la misma forma, reconoce que en sus inicios cobraba muy poco, a pesar del éxito que cosechaba. Y que cuando se dio cuenta, se aseguró de que «había que empezar a cortar el pastel de otra forma». Además, insiste en que se le subió la fama a la cabeza debido a los regalos y las invitaciones a fiestas y restaurantes que recibía.

Con el tiempo, Vázquez ha puesto los pies en el suelo y ha reconocido que últimamente le preocupa el paso del tiempo. «Mi suegro me dijo que aprovechara la vida, creo que he sido un tío valiente y he dado la cara por las cosas en las que creía. No sé qué me diría mi madre, solo querría que se sintiera orgullosa», reflexiona.