Tras poner freno a su tonteo con el italiano, la novia de Diego ha hecho manitas bajo las sábanas con otro atractivo soltero. «Siempre ha habido una tensión sexual», dice.


Lola, concursante de ‘La isla de las tentaciones’, está desatada por completo. La joven, algo confusa desde que ha llegado a Villa Montaña, ha puesto fin a su flirteo con Simone. Después de entrar en llanto con sus compañeras y darse cuenta de que sigue amando a su novio, la de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’ ha decidido poner freno al italiano.

«Ya no le miro como le miraba, no le abrazo de la misma manera que le abrazaba, no entiendo como no se da cuenta de eso. No puedo seguir abrazándole, ni mirándole, ni sonriendo, ni nada de nada. ¿No se da cuenta de que estoy poniendo distancia y todavía viene a absorberme? Me agobia«, ha contado, rota en llanto.

Lola: «Estoy enamorada de mi pareja»

«He estado con Simone en la piscina y no me apetecía estar con él. Me abrazaba y yo estaba indiferente. Yo veía a Marina e Isaac y decía yo no estoy así, estoy a disgusto. Os miraba y yo quería ir a jugar. No me ha dado un beso con Simone porque no me sale. No me imagino otra boca que no sea la de Diego», se ha sincerado la joven con sus compañeras. «Yo creía que estaba sintiendo algo por él, pero me he dado cuenta de que yo me enamoré de Diego, de cómo es él. Solo de imaginar que me ha dejado de querer me parte el corazón, yo le quiero. Ojalá puede arreglarlo. Mi corazón me pide que luche por tratar de solucionar lo que ha pasado aquí», añadía.

Por este motivo, la joven se ha armado de valor y ha mantenido una conversación con el soltero para dejarle claro que no desea seguir adelante en sus juegos y coqueteos. «Me he dado cuenta de que estoy enamorada de mi pareja, quiero a mi novio y quiero arreglar mi relación. Quiero que vea que he puesto de distancia. Es verdad que me he dado cuenta de que yo necesito cariño y necesito vivir, pero quiero que sepa que lo quiero con él», le confesaba. El joven, decepcionado, le respondía: «Te entiendo, no me lo esperaba, tampoco puedes pretender que no sea como soy. Ahora igual voy a ser un poco frío. A mí cuando a una persona no la veo sincera no puede estar cerca de mí ni un segundo».

Telecinco

«Bueno imagino que te habrás dado cuenta de que he cogido la canoa yo sola. Me ha gustado muchos días estar contigo, pero he empezado a ver defectos que me han molestado, me han agobiado y me han presionado», expresaba Lola en su tenso encuentro con Simone. Él por su parte, le reprochaba: «No tenía ganas de hacer la cita contigo. Tú estás aquí haciendo un papel, es lo que pienso. Hace un minuto estabas en la piscina dándome cariño». Finalmente, Lola se marchaba de su cita cabreada. «Yo le he confundido, lo sé, que yo eso lo comprendo, pero si no hace más que gritarme y ofenderme yo cojo y me largo. No quiero tener una conversación de besugos», se quejaba.

Telecinco

Lo cierto es que poco después de dar carpetazo al italiano, Lola se ha sentido liberada. Tanto, que se ha dejado llevar con otro atractivo soltero. Sí, ella que se había dado cuenta de que está enamorada de Diego… resulta que ha vuelto a olvidarse momentáneamente de su chico para enrollarse con Carlos en la cama de Lucía, donde dieron rienda suelta a su pasión. «Mientras Lucía se dormía, Lola y yo empezamos a tocarnos. No me lo esperaba, pero surgió», ha relatado. «Debajo de las sábanas Carlos y yo hemos jugado. He estado a gusto. Hemos estado picantes. Tengo las hormonas alteradísimas y me he calentado«.

Lola explica el porqué de sus caricias con Carlos: «Siempre ha habido una tensión sexual».

Ahora Lola se enfrenta a un nuevo dilema. Tras su jaque a Simone, ahora entra en juego Carlos. ¿Qué decidirá hacer entonces con Diego? De momento, ha admitido, sin ápice alguno de sentimiento de culpa: «Es guapo, está fuerte, es súper alto. Siempre ha habido un chispeo entre nosotros. Es mi amigo, pero siempre ha habido una tensión sexual».