«No quiero que sigamos hablando de esos temas, Francisco, por favor. Eso te hace mal. Me hace mal», ha asegurado la artista en ‘Sábado Deluxe’.


Con la voz totalmente entrecortada y sin poder contener el llanto, Isabel Pantoja no ha dudado en acudir al auxilio de su hijo, Kiko Rivera, después de que este confesara que atraviesa sus horas más bajas. Un profundo mensaje con el que ha estremecido a la audiencia de ‘Sábado Deluxe’. «Jamás te dejaré en el suelo». 

Gtres

«Te he estado viendo. Me acabo de enterar de todo ahora. Quiero que sepas una cosa, aparte de que tienes tu propia familia. Tu familia entera te adoramos. Por nada del mundo te dejaremos solo nunca», comenzaba diciéndole después de que el DJ asegurara que se encuentra con el ánimo muy tocado viviendo uno de sus momentos más difíciles. En los últimos meses se ha visto afectado por la crisis económica derivada de la pandemia y ahora se siente un lastre para su familia: «Me siento un inútil. Eso a mí me lleva por la calle de la amargura».

La tonadillera no ha dudado en intervenir a través de una larga llamada telefónica: «Igual que le dije a mi nuera Irene, a la que quiero muchísimo, cuando me necesitáis siempre estoy». Y le recordaba que su mujer siempre estará a su lado al igual que toda la familia: «Nos morimos por ti. No quiero que sigamos hablando de esos temas, Francisco, por favor. Eso te hace mal. Me hace mal. Quiero a mi hijo al de siempre, al contento, al alegre. Mi vida, tienes que pensar que somos personas y estamos sanos. Hay una pandemia ahora en el mundo, lo que estás pasando no es importante».

Telecinco

Le recordaba que habían fallecidos millones de personas: «Lo tuyo se puede curar. Los que se han ido no». Le imploraba en que se que se dejase ayudar: «Tienes que tener el valor suficiente de decirle a tu mujer, a tu madre: ‘Mamá no estoy bien, vente’. Tardo cero coma en llegar y llevarte donde sea. Tienes que pensar que nadie, o casi nadie, está trabajando. El mundo de la cultura, desgraciadamente, está así. Tienes que rezar por la salud de tus hijos para que esto acabe y saldremos todos adelante, los que estamos vivos». 

«Me he quedado trastornada»

«Te pido, te suplico, con toda mi alma y con todo lo que te amo, tú no estás donde dices que estás, no estás en ese subsuelo. Tú vales mucho. Tienes un corazón impresionante. Eres una persona noble, eres bueno», le decía emocionada. «Tenías que haber venido a contármelo antes. Me he quedado trastornada. Eres mi vida junto con tu hermana que quede claro».

Telecinco

«Te lo pido por ti, por tu mujer, por tus tres hijos maravillosos. Es lo único que quiero que estés bien. Tú, por el suelo, de qué y de cuándo, yo te he criado muy bien. No tienes que estar triste. ¿Por qué no hay trabajo? Tenemos un plato de lentejas, no te vas a quedar sin comer. Ahora le toca a tu mujer llevar el dinero a casa. Tienes que estar muy orgulloso de Irene. Yo he llevado el dinero toda mi vida a casa y he sido y soy una mujer. Tienes que estar contento de que tienes salud y rezar para que se vaya este bicho y nos deje vivir, por lo menos los que quedemos vivos».

Le pedía que, por favor, que se sincerase con ella y como ha hecho en ocasiones anteriores, estará a su lado: «Yo mañana cojo el coche y te doy los besos más grandes del mundo». Isabel Pantoja también ha hecho hincapié en que la situación familiar no es fácil ya que están cuidando de personas con una salud delicada como su madre, doña Ana: «Tenemos que estar ahí al pie del cañón».