«Kiko quiere ver en su madre lo que hacía mi madre. Él echa en falta tener una familia normal», ha insistido la mujer del DJ.


lrene Rosales no lo está pasando bien. Desde que estalló la guerra entre Kiko Rivera y su suegra, Isabel Pantoja, la colaboradora de ‘Viva la vida’ se ha visto salpicada sin quererlo. Ahora, la mujer del DJ ha hablado alto después de que le acusaran de ser la que ha incendiado la guerra entre madre e hijo.

Telecinco

Irene Rosales está cansada del machaque que se le ha hecho durante estas últimas semanas hacia su persona. Con el semblante serio, la colaboradora ha hecho hincapié en que está triste por vivir esta situación. A pesar de que se ha querido mantener en un discreto segundo plano, la nuera de la tonadillera ha tirado la toalla y ha reconocido que no puede más.

«Siempre voy a estar al lado de mi marido, me duele verle así. Psicológicamente no estoy bien desde hace tiempo. Que te hagan culpable de que yo sea la persona que esté avivando el conflicto entre madre e hijo… no voy a acusarla a ella directamente… pero me duele que lo digan públicamente. El hecho de que especulen de que sea yo me agota… ha sido una semana muy difícil», explica con la voz entrecortada.

La ausencia de Isabel Pantoja, el dolor de Kiko Rivera

Isabel Pantoja Kiko Rivera
© Telecinco.

En su charla con Emma García, Irene Rosales ha reconocido que el dolor de Kiko Rivera se debe a la ausencia de su madre, Isabel Pantoja, en su vida. «Él siempre ha visto que yo he mantenido una amistad increíble con mi madre y venía a visitarnos cada dos por tres y yo creo que a Kiko eso le ha faltado», decía. Tras estas palabras y echar la vista atrás, la colaboradora se venía abajo y rompía a llorar al recordar a su madre, quien falleció a principios de años a raíz de una larga enfermedad.

«Creo que después de morir mi madre él ha querido buscar ese sentimiento de cercanía hacia ella y no lo ha encontrado, por lo que ha terminado psicológicamente mal y ya no podía más», explicaba. Ante esto, Rosales hacía hincapié en que la ilusión de su marido siempre ha sido que la tonadillera se presentara en su casa por sorpresa «llamando al timbre sin avisar, como cualquier madre». «Kiko quiere ver en su madre lo que hacía mi madre. Él echa en falta tener una familia normal», insistía.

Entre lágrimas, Irene Rosales no ha querido entrar a valorar las informaciones sobre el hecho de que Isabel Pantoja quería que Mediaset pagara la corona de flores a su madre. Ante esto, la colaboradora se ha roto y ha reconocido que echa de menos a su madre puesto que era un pilar fundamental en su vida. «Mi madre vivía a un minuto de mi casa, nos ha dado muy buenos consejos, nos ha calmado muchísimo a los dos. Nos ha dado los consejos pero se ha mantenido al margen de todo«, sentencia.