Hace nueve años, la actriz y presentadora vaticinó cómo veía a su hijo en 2020: «Terminó la carrera y es un economista brillante»


Ana Obregón se enfrenta al verano más duro de su vida tras el fallecimiento el pasado 13 de mayo de su único hijo, Álex Lequio, a los 27 años. La actriz y presentadora se encuentra en Palma de Mallorca, uno de sus destinos habituales en la época estival, arropada por su familia. El programa ‘Hormigas Blancas’ ha repasado su trayectoria tanto personal como profesional y ha rescatado unas declaraciones suyas, realizadas en 2011, mirando al futuro.  

La madrileña se sometió a la ‘La Caja Deluxe’, un programa de Mediaset en el que se abrió por completo, recordó a los amores de su vida y habló de su hijo. Confirmó que desde niña escribe un diario y, curiosidades del destino, le preguntaron cómo deseaba rellenar sus páginas en el verano de 2020. Unas declaraciones que hoy se antojan desoladoras: «Me gustaría escribir que seguimos toda la familia unida y no falta ninguno».

Quiso también vaticinar cómo sería el futuro de su hijo Álex. Deseaba verle con la carrera terminada y convertido en un «economista brillante». Sus palabras exactas mirando hacia el que hoy sabemos es el verano más duro de su vida fueron las siguientes: «Me gustaría de repente ser feliz porque he decidido de una vez serlo».

Terelu revela cómo se encuentra

La hija de María Teresa Campos ha mantenido contacto con Ana Obregón hace tan solo dos días. Esta le escribió para agradecerle su presencia en el funeral de su hijo: «Exactamente decía: ‘Mi querida Terelu quiero agradecerte que estuvieras en la misa de mi niño’». También se interesó por el número de teléfono de Paz Padilla quien también ha perdido un pilar en su vida, hace tan solo una semana fallecía su marido, Antonio Juan Vidal a los 53 años.

«No tiene fuerzas ni para bajar a ver el mar», aseguraba Terelu. Ha confirmado que está desolada y que le cuesta levantarse de la cama diariamente. «Es complicado vivir así», afirmaba. Durante la emisión del programa han confirmado que el entorno está muy pendiente de ella, sobre todo, su familia. «Su manager, Susana Uribarri, se pone en contacto con ella cada dos días», contaban.

La actriz y presentadora vive el momento más duro de su vida. En los últimos meses, ha sacado fuerzas para pronunciarse públicamente a través de las redes sociales. En su última publicación de Instagram, recordaba el verano de 2019 y rescataba una bonita imagen junto a su hijo: «Cuando la vida era vida», comentaba.

Ana le dedicó una desgarradora carta de despedida que refleja su sufrimiento: «Eras /eres mi vida y ahora ya no hay nada. Que perder un hijo es morir y tener la obligación de vivir. Y tú querías vivir, casarte algún día y tener 5 hijos. Muchas noches en el hospital pedimos juntos a Dios que te curara y no nos hizo ni caso. Ahora solamente le pido que pueda volver a abrazarte muy pronto porque te echo insoportablemente de menos».