«El documental es que no tiene fin», comenta la mujer de José Ortega Cano en ‘Viva la vida’.


La emisión del documental de Rocío Carrasco, en el que tras 25 años de silencio cuenta su verdad sobre varios aspectos de su vida, está reabriendo varias ideas. El aluvión de comentarios que ha provocado ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’ está sacando a la palestra a los protagonistas involuntarios del relato de la hija de Rocío Jurado. Tanto es así que el resto de la familia del artista, lejos de mantenerse en silencio, se están posicionando a favor o en contra de la empresa. Este fin de semana, después de que asegurara que está preocupada por la salud de su marido, Ana María Aldón ha mostrado su hartazgo con el espacio producido por La Fábrica de la Tele.

Instagram/Gtres

En casa de Ana María Aldón están intranquilos a raíz de que Telecinco anunciara que Rocío Carrasco iba a contar su verdad a través de un documental. La colaboradora de ‘Viva la vida’ hace hincapié que tan solo es ella la que está siguiendo semana a semana lo que cuenta la hija de Rocío Jurado, mientras que José Ortega Cano ha tomado la decisión de no querer saber nada debido al complicado estado de salud por el que atraviesa.

La que fuera concursante de ‘Supervivientes 2020’ ha asegurado que está «harta» de toda la situación y de todos los comentarios que está dejando la emisión del documental a su paso. «Lo he pasado mal, tenía ganas de que un tsunami me llevara. El documental es que no tiene fin«, sentencia la diseñadora al hablar del último episodio emitido el pasado miércoles.

De la misma forma, Ana María Aldón ha vuelto a insistir que está muy preocupada por la salud de su marido, que lejos de mejorar está empeorando a raíz de que el documental les está afectando de forma directa. «La salud de él es lo que más me preocupa. Está bien de salud pero se sigue encontrando mal y la tensión sigue subiendo», comenta visiblemente afectada.

Sigue atenta la narración de la historia de Rocío Carrasco

© Telecinco.

Hace justamente una semana, Ana María Aldón, lejos de posicionarse parte de uno de los bandos, se mostraba cauta y aseguraba que aunque su marido no estuviera siguiendo el documental, ella sí que estaba frente al televisor los días de emisión. En su momento, la colaboradora de ‘Viva la vida’ insistió en que sentía una profunda tristeza al ver la situación de la madre y sus hijos: «No entiendo cómo se puede llegar a este punto, parece una película de terror. Me cuesta mucho comprenderlo». De la misma forma, la mujer del diestro insiste en que esperará hasta el final del documental para poder opinar con propiedad sobre toda la historia.