La reina del "brilli-brilli" se queda en las puertas de la final de 'GH VIP 7' y es expulsada de la casa de Guadalix. "Estoy contenta de haber llegado hasta aquí", ha dicho.


Noemí Salazar ha sido expulsada por la audiencia de ‘GH VIP 7’. La joven queda finalmente como cuarta finalista del ‘reality’ de Telecinco, en la que ya solo quedan tres fuertes concursantes como aspirantes a irse a casa con el maletín: Mila Ximénez, Alba Carrillo y Adara Molinero.

«Gracias por haberme dejado cumplir este sueño»

No ha podido cumplir su sueño de llegar a la final, pero ha llegado muy lejos. Noemí Salazar abandonaba la casa de Guadalix de la Sierra satisfecha. «Gracias por todo, por haberme dejado cumplir este sueño y haberme tratado tan bien estos tres meses», decía al conocer la decisión de los espectadores.

«Estoy muy contenta de haber llegado hasta aquí. Me voy a casa con mi niña y con mi Antón y estoy súper contenta de todo lo que he hecho en el concurso», añadía.

Jordi González: «Has sido una gran concursante»

«Enhorabuena. Has sido una gran concursante», le decía Jordi González al recibirla en el plató. «¿Imaginabas que serías la menos votada?», le preguntaba el presentador. «Veía a Mila, Adara y a Alba como grandes rivales», confesaba la joven.

Jordi le preguntó por su fe. «A los 13 o 14 años conocí a Dios en el culto. Esto es como el Wi Fi: te va a llegar la conexión si te acercas. A veces la gente piensa: ¿Porqué no me habla Dios? Te tienes que acercar para que Dios te hable», explicaba. En más de una ocasión hemos visto a la concursante hablando de su fe, rezando… o espantando a los demonios. «Existe Dios y existe el Demomio», detallaba en el plató de Telecinco.

«Has sido el primer mueble elegido por la audiencia en la historia de ‘Gran Hermano», le recordaba el catalán. Aquel fue un duro momento para ella dentro de la casa, ya que tuvo que llevar un disfraz de caja durante varios días. «Si a la gente le parezco un mueble será porque no tengo que estar aquí», se lamentaba entonces.

Al hacer balance de su concurso, afirma: «Gran Hermano me ha enseñado que soy más fuerte de lo que yo pensaba«.