Su participación en ‘La isla de las tentaciones’ ha convertido a Fani en un auténtico fenómeno después de ser la primera concursante en morder la fruta prohibida y protagonizar una sonada infidelidad a su pareja, Cristofer. La traición de la madrileña mantiene en vilo a los espectadores que siguen de cerca las novedades de este reality, una de las revelaciones de la temporada. 

Fani ha comenzado a sacar rédito de su protagonismo televisivo y se ha dado un baño de masas en una discoteca. Con un minivestido print floral, pasó a ser la auténtica reina de la noche. Totalmente volcada en el evento, animó a los jóvenes que allí se congregaban para que disfrutasen de una divertida velada. Un primer bolo en el que no faltaron los ‘selfies’, los bailes… aprovechó, además, para presentar la canción que lleva su nombre y que se ha vuelto viral. Cabe recordar que tras ver la infidelidad en televisión, su pareja se derrumbó por completó y protagonizó un grito memorable: «Estafaníaaaaaaaa».

La infidelidad de Fani sigue en boca de todos. Durante la última ceremonia de la hoguera, su pareja no quiso presenciar más imágenes de esta con Rubén. Añadía que la situación le estaba superando: «Necesito verla y que me explique muchas cosas porque no entiendo nada». Después de esta manifestación, finalmente hubo un tenso y frío encuentro entre ambos.