«Quiero parar esta guerra», han sido las palabras de la mujer de Jesulín de Ubrique quien ha puesto el asunto en manos de sus abogados.


María José Campanario se ha convertido en una de las grandes protagonistas de esta última semana gracias a una incendiaria carta repleta de insultos hacia Belén Esteban. La mujer de Jesús Janeiro, que ha avivado una contienda silenciada durante los últimos años, desea parar esta guerra y por ello ha puesto el tema en manos de sus abogados. 

Gtres

«Ha optado por no hacer más declaraciones», señalaba la periodista Isabel Rábago en ‘Viva la vida’ tras entablar conversación con ella durante estos últimos días. Ha confesado, además, que se encuentra perfectamente y se siente «tranquila y serena». «No está arrepentida porque plasma en esa carta lo que ella siente. Es la reacción que tiene cuando ella se siente amenazada. Lo único que le sorprendió es que se hiciera pública», añadía al respecto.

Ha preferido estar totalmente ajena al aluvión de informaciones generado desde entonces y no ha seguido lo que se ha dicho en televisión. «No ha visto nada de Belén, pero sí que le han hecho llegar las cosas». Asimismo ha reconocido que nadie le había parado los pies. Ella decidió en su momento compartir esa sonada carta que la ha puesto en el foco de la noticia. «Quiero parar esta guerra», han sido las palabras que ha dicho la odontóloga y ha trasladado públicamente Isabel Rábago. «Mi última palabra que la dé mi abogado», añadía al respecto.

Gtres

El programa también ha contado con el testimonio de un amigo de María José Campanario, Eduardo Banderas. «Ella está bien, ajena a los que está pasando porque no está viendo la televisión». Explicaba que había frenado en seco a partir de la vorágine desatada desde el pasado sábado, poco después también optó por cerrar todos sus perfiles en redes sociales. «Como se vio sorprendida ante tanta reacción ha frenado en seco y ha dejado todo en manos de sus abogados».

El comunicado de Belén Esteban

La misma reacción que ha tenido Belén Esteban quien emitió una nota donde señalaba que en la sonada carta se «hacían comentarios vejatorios e insidiosos sobre mí que sobrepasan completamente los límites de la libertad de expresión». Cabe recordar que María José Campanario se dirigió hacia la colaboradora como «princesita barata» y la tachó de tener una vida «patética» y llena de «mentiras».

Telecinco

«No voy a responder más públicamente a esas provocaciones», señalaba de forma tajante. Añadía que «dada su gravedad» había tomado la firme decisión de dejar la cuestión a sus letrados. «A través de ellos me reservo el derecho de ejercitar las acciones legales oportunas para proteger mi dignidad y la de mi familia, tanto en relación de esa carta como con cualquier otra manifestación de doña María José Campanario o de terceros que pudiese atentar contra mis derechos fundamentales. Ni yo, ni mi familia ni mis abogados haremos más declaraciones sobre este asunto».