«Como era libre eligió vivir por el lado salvaje de la vida», ha recordado el presentador, amigo íntimo del artista, fallecido a los 65 años a causa de una neumonía bilateral.


Este lunes, Pablo Motos ha arrancado su programa de una manera muy especial. Ha dedicado unas bonitas palabras en recuerdo a su amigo Quique San Francisco, fallecido a los 65 años a consecuencia de una neumonía bilateral que lo llevó a estar ingresado varias semanas en el Clínico San Carlos de Madrid en estado muy débil y que derivó en una anemia que no pudo superar.

Vídeo: Europa Press

El presentador de ‘El Hormiguero’, íntimo del actor, ha querido rendirle un emocionado tributo en los primeros minutos del programa. Sereno, aunque visiblemente triste, el de Rquena le ha rendido un último tributo desde su espacio en Antena 3. «A mí Enrique me enseñó a estar en un escenario, me enseñó a estar en Madrid, me enseñó a entender a los artistas. Y también me enseñó hasta qué extremo una persona puede ser libre. Tú puedes ir a trabajar, tener un horario, puedes obedecer a tu jefe o no. Y a Enrique no le daba la gana. Y como era libre eligió vivir por el lado salvaje de la vida. Los que estábamos cerca de él nunca nos aburríamos».

«Era el mejor»

«A veces no tenía dinero, a veces le quitaban la luz, a veces se metía en problemas. Pero si le preguntabas cómo estaba siempre te decía: ‘Estoy bien, yo siempre estoy bien’. Enrique era un genio y un sabio», detallaba Motos. «Hubo una época en la que quedábamos en su casa para beber cerveza y jugar a la XBox y cuando se ponía gracioso hacía unos chistes infinitamente más graciosos que los del Club de la Comedia. Yo le decía: ‘Si tú trabajases’. Y me contestó: ‘No digas barbaridades’. Era el mejor».

Antena 3

«No hablábamos en serio porque él lo evitaba. Pero un día que la estaba liando muchísimo contra sí mismo le pregunté si no se daba cuenta de que eso iba a acabar fatal. Y me contestó: ‘Eso no pasará. Siempre que estás desesperado aparece una buena persona y te ayuda».

«Era noble, buena persona, solidario y muy valiente»

«La casa de Enrique siempre estaba llena de gente a veces dudosa y muy peligrosa. Pero él me decía: ‘Tienes que conocer a gente de todas partes, Pablo’. Yo no necesito tener un barco como tú, solo necesito tener un amigo que tenga un barco. El dinero tampoco era su fuerte. Una vez le dieron una indemnización muy fuerte porque lo atropellaron, le destrozaron la pierna, le pusieron 17 clavos. Le dije: ‘Ahora, por favor, pagas las deudas, te organizas y pones el dinero en el banco. Me dijo: ‘Pablo, si me pagan 100 millones, me voy a gastar 110. Y su padre, que estaba al lado, dijo: ‘Muy bien dicho, hijo».

«Todos queríamos a Enrique porque te hacía sentir debilidad por él. Y por ahí entraba y te robaba el corazón para siempre. Era noble, buena persona, solidario y muy valiente. Delante de él jamás nadie cometía una injusticia. Le daba igual perder el trabajo o meterse en una pelea. Jamás nadie cometió una injusticia en su presencia porque era un héroe. Ser actor es difícil. Ser una leyenda como él lleva toda la vida. En todos estos años no conozco a nadie que haya estado con él que no te cuente después una historia alucinante».

«A Enrique la vida le dio libertad, aventura y un cuerpo y un espíritu indestructibles. Ahora se ha marchado con esa elegancia que fue siempre su firma. Todos le recordaremos con la imagen más impresionante de esta Navidad. Enrique con su espada y su guadaña riéndose de la muerte. Seguramente ea fue su última gamberrada. Lo que más le gustaba en el mundo era divertirse», concluía.

Este lunes, Lolita ha sido una de las primeros rostros conocidos que ha asistido al funeral del actor. Muy triste, apenas podía hablar. «Mi hermana está de viaje y vengo yo en representación de toda la familia». Quique San Francisco era una persona muy cercana a la familia Flores. Ex novio de Rosario Flores, fue durante toda la vida uno de los mejores amigos de Antonio Flores.