Leo Harlem ha visitado ‘El Hormiguero 3.0’, donde ha hecho gala de su sentido del humor. Pero en su encuentro con Pablo Motos también ha tenido tiempo de contar episodios pocos conocidos de su vida.

«Estuve muerto una vez»

El popular humorista ha respondido a las preguntas del de Requena en su programa de Antena 3. Así hemos podido conocer, por ejemplo, cómo se pone en forma. Ha asegurado que llegó a contratar a un ‘personal trainer’ para ganar forma física. Pero solo eso. Porque nunca logró aumentar su elasticidad. «¿Elasticidad? Ya en la incubadora tuve problemas para salir. Decían los médicos: “El niño es rígido”. No me doblo, pero tuve que hacer un test. Tengo un el síndrome del azulejo: es más fácil partirme que doblarme», decía.

También ha practicado yoga, pero no tiene ganas de repetir la experiencia. «El problema del yoga es que está sobrevalorado. Es una cosa muy sana. Yo fui a corazón abierto, pero olía a incienso. ¡Cuando se quitaron las chancletas me parecía hasta poco!», explicaba. «Te enseñan a respirar. Pero si llevo tantos años vivo no lo estaré haciendo tan mal».

Incluso ha intentado ponerse a dieta. Su médico «intentó alejarme de determinados productos», ha admitido. Pero siente pasión por el pan en todas sus modalidades: en bocata, con tomate… Imposible resistirse a las tentaciones. Y es que realmente no le interesa demasiado ponerse cachas. «La gente como yo estamos hechos como con trozos de otros», apuntaba.

«Vivo muy sencillo»

Leo Harlem

En lo que respecta a su estilo de vida, ha dicho: «Vivo muy sencillo. Me gusta la tranquilidad. No tengo lujos. Pero si me dejas 5.000 euros yo te lo agradezco». Tan austero es su día a día que no utiliza las redes sociales. No tiene abierto ningún perfil público en las ‘social networks’. Tampoco usa WhatsApp. Tiene un teléfono de bajo coste con el que está más que satisfecho.

En su encuentro con Trancas y Barrancas, que lo sometieron a ‘El supertest superserio de la seriedad’, Leo Harlem ha sorprendido a la audiencia al contar una experiencia límite. «Yo estuve muerto ya una vez, y estuve cerca. Es como dormir, pero más cerca. Es un sueño profundo. La muerte no es ‘ná’. Lo que hay es que llegar con energía allí. Te dicen: Que vengo a llevarte. ¡Pues vamos a por ello!», relataba.

«Si fueras Presidente de Gobierno, ¿qué decisiones tomarías?», le preguntó Motos. «Prohibiría el móvil a los menores de 18 años», respondía. «Quitaría alguna asignatura, que muchos dejan para el final. Recomendaría leer a Julio Camba, que es un columnista gallego estupendo. Y haría que todos los representantes políticos tuvieran un mínimo de edad, por lo menos 50 años».

En la actualidad, Leo Harlem (cuyo verdadero nombre es Leonardo González Feliz) tiene dos espectáculos en cartel. Uno de ellos es ‘Deja que te cuente’, con el que está recorriendo los principales escenarios del país. El otro, ‘Hasta aquí hemos llegao’, que representa en el Teatro Gran Vía de Madrid junto a Sinacio y Sergio Olalla.

Este año, el leonés también ha participado en ‘Hasta que la boda nos separe’. El largometraje, dirigido por Dani de la Orden y estrenado el pasado 14 de febrero, es la sexta película en la que trabaja. En 2019 se puso a las órdenes del actor y director Santiago Segura en la comedia ‘Padre no hay más que uno’.