El cantante ha visitado ‘El Hormiguero’ para presentar su último disco, titulado ‘Alegría’.


Sergio Dalma ha visitado el plató de ‘El Hormiguero 3.0’ para presentar su último disco, titulado ‘Alegría‘, un nuevo trabajo discográfico y gira que presentará el 9 de enero en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona. El álbum, compuesto por 10 temas nuevos y dos canciones extras, está lleno de optimismo y vitalidad. «Nació en pleno confinamiento y cada canción que yo recibía era un chute», ha confesado.

Nada más comenzar su entrevista con Pablo Motos, el cantante se ha percatado de que la voz del presentador sonaba más ronca que de costumbre. De inmediato, le ha soltado: «¿Por qué me imitas hablando? Hablas como Sergio Dalma». Un comentario que en un primer momento sonaba a zasca, pero que decía con mucho sentido del humor. «Es que me estoy haciendo italiano», bromeaba el conductor. Finalmente explicaba el motivo por el que voz parecía ronca: «Estoy con la voz tomada».

«Estoy más sensible que nunca»

Aclarado el enigma de la particular voz de Motos, la charla continuaba y ambos han recordado las dificultades vividas tras el estallido de la pandemia. «Estamos heridos emocionalmente y la gente está más crispada», destacaba el de Sabadell. El presentador revelaba que sus fuentes le han contado que se está haciendo un poco llorón. El invitado admitía: Yo estoy más sensible que nunca… Igual es cosa de los años». Y ponía como ejemplo la entrevista que ha realizado Pablo Motos a Joan Manuel Serrat: «Me emocionó mucho».

Foto: Gtres
El de Requena le ha preguntado por su afición a ver portales inmobiliarios. «¿Qué es lo que le llama la atención de los pisos a Sergio Dalma?», le ha preguntado. El artista ha reconocido que suele visitar webs de compraventa de viviendas por pura diversión, no porque sueñe con comprarse un inmueble: «Me gusta mucho la decoración. Me gusta ver casas, coger ideas». Del universo digital ha destacado los riesgos que se corren al comprar por internet. En su caso, no suele hacer compras demasiado caras: «El día que tengo gris, me da por comprar un buen libro o un vino”. Pero ha recordado lo «peligroso» que es tenerlo tan fácil ahora para comprar online y resistirse al «poder de la tecla».

«Soy muy paciente en mi trabajo y cero en mi día a día», admite Sergio Dalma

También ha contado que no le gusta que suene su música cuando va a un lugar público. O que pongan algunos de sus éxitos -como ‘Bailar pegados‘ cuando va a un restaurante. «Odio que me pongan mi música en un restaurante… Me joden la comida porque no estás pendiente de la comida, sino de por qué hice un giro aquí, por ejemplo». Sí le gusta, en cambio, la parte más mediática de su trabajo. Se lo pasa bien cuando toca hacer la promoción de un nuevo disco. Esto le permite hablar de su trabajo y reencontrarse con periodistas, «muchos de ellos amigos». Otra de las cuestiones por las que se ha interesado Motos es por rasgos de su carácter. «Reconozco que soy muy paciente en mi trabajo y cero en mi día a día», explicaba.