«Se te cae el mundo encima cuando estás en la sala de Urgencias rodeado de personas que se están ahogando», ha explicado.


Días después de haber estado ingresado en un hospital a raíz de las complicaciones que sufrió tras dar positivo en coronavirus, Diego Arrabal ha reaparecido en ‘Viva la vida’ para narrar cómo se encuentra y cómo ha vivido estas semanas de intensa lucha. El colaborador del programa de Telecinco se ha mostrado emocionado por todos los mensajes de cariño que ha recibido y no ha dudado en lanzar una profunda reflexión sobre la importancia de la responsabilidad individual para conseguir frenar el avance de la pandemia.

Telecinco

Recuperado y visiblemente más delgado, Diego Arrabal se mostraba muy contento de poder intervenir en ‘Viva la vida’ por videollamada para explicar cómo se encontraba después de haber conseguir ganar la batalla contra el coronavirus. «En mi vida me podía imaginar tantos y tantos mensajes de apoyo. Día a día voy cogiendo fuerzas, me voy notando bien, puedo dormir y descansar mejor. El único pero es la cabezonería y el no cuidarse uno cuando tiene que cuidarse», explicaba el paparazzi.

Tras esto, Diego Arrabal también ha querido hacer público cómo se contagió de la enfermedad para que los espectadores tomaran conciencia de la importancia de la responsabilidad individual. «Esto fue el sábado día 9 de enero, cuando cayó la gran nevada. Yo estuve toda la tarde tomando café con un compañero y, aunque estuve mucho tiempo con la mascarilla, al cabo de un rato me relajé y comencé a quitarme la mascarilla, a dejarla encima de mesa, a confiarme. Cuando me di cuenta llevaba dos horas sin la mascarilla, ese fue mi error», detalla.

«Se te cae el mundo encima»

Telecinco

De la misma forma, Diego Arrabal también ha compartido sus vivencias durante su breve estancia en el hospital. En concreto, el paparazzi deja claro que no sabía qué le iba a ocurrir y reconoce que se le cayó el alma a los pies al ver a todas las personas que no podían esperar en la sala de urgencias. «Cuando llegué a Urgencias me creía que me iban a poner una vía para bajar la fiebre y cuando me hicieron una placa se dieron cuenta de que tenía una neumonía bilateral. Mi analítica de sangre era complicada, tenía los porcentajes de que iba a pasar un tiempo difícil. Se te cae el mundo encima cuando estás en la sala de Urgencias rodeado de personas que se están ahogando«, relata.

Arrabal considera que sus primeras 48 horas en el hospital fueron las peores porque no sabía en dónde iba a acabar. «Tienes miedo absolutamente de todo. Cuando leo que estas personas siguen sin creerse esto, no lo puedo entender. Un simple paseo por Urgencias en un hospital… Hay personas que se están ahogando y no pueden respirar. Mi compañero de habitación estaba muy mal, era mucho más joven que yo, no podía respirar. Esta es la realidad, es lo que se está viviendo en los hospitales día a día», asevera.