«Lydia Lozano es una periodista nefasta, ¿dónde está Ylenia?», atacaba el padre de Rocío Flores.


La relación entre Antonio David Flores y Lydia Lozano está viviendo sus horas más bajas. Después de protagonizar un rifirrafe en ‘Sálvame’, los dos colaboradores se han sometido al polígrafo de Conchita y se han enfrentado a su cara a cara más tenso. En medio de las preguntas, la tensión era evidente y el padre de Rocío Flores no ha dudado en atacar a su compañera.

Telecinco

«Lydia Lozano es una periodista nefasta, ¿dónde está Ylenia?», atacaba Antonio David Flores ante su compañera que vislumbraba boquiabierta la situación. Sin embargo, el exconcursante de ‘GH VIP 7’ no se quedó ahí. «Ahora se está viendo cómo eres, quedas retratada, lleva toda la vida llorando en los platós y llevas años dando pena. Como tú no tienes hijos igual no lloras por nadie«, arremetía.

Ante esto, la periodista sacó a relucir el paso de Flores por la casa de Guadalix: «No me digas que llore porque te tiraste durante todo un concurso llorando. Te llamaban ‘el penas’«. Además, la colaboradora hacía hincapié en que no le guardaba rencor a su compañero por no acudir como testigo a un juicio que tuvo contra Rocío Carrasco y Fidel Albial, aunque sí le responsabiliza por haber tenido que pagar a la hija de Rocío Jurado más de cien mil euros. «Yo le defendí en ‘Gran Hermano’, si me hubiese querido vengar… no he hablado mal de él en mi vida«, sentenciaba Lozano. Sin embargo, estas palabras no le sentaron bien al padre de Rocío Flores y confesaba que a la periodista no le había sentado bien que él fichara por el programa de las tardes de Telecinco.

Por otra parte, Lydia Lozano ha confesado que Rocío Carrasco le dejó de hablar a raíz de que la periodista se posicionara a favor del exguardia civil. «Me llamó y me dijo de todo», explica y hace hincapié en que el colaborador utiliza a terceros para filtrar importación que mejore su imagen pública. A pesar de que han llegado a un punto de no retorno, Flores ha hecho hincapié en que ha intentado tender un puente entre ambos, aunque reconoce que su compañera «no está por la labor». Sobre el ataque de ansiedad que sufrió hace unos días, Lydia Lozano ha insistido en que lo pasó mal y se le ha quedado la voz entrecortada a la hora de volver a ver las imágenes. «Cómo sería que Kiko Matamoros me pidió perdón a la hora, algo que nunca había hecho. Aunque luego es verdad que he escuchado como algunos compañeros dicen que fue una actuación«, relata.

Antonio David prohibió a su hija que visitara a Gloria Camila en ‘Supervivientes’

Telecinco

Durante el concurso de Gloria Camila en ‘Supervivientes’, Antonio David Flores ha confesado que le prohibió a su hija que visitara a la hija de Rocío Jurado en Honduras para protegerla. «No quería que pisara un plató, luego ella decidió ir. Lo respeté porque me pareció bien que tomara la decisión, fue como un consejo, yo siempre he intentado que no apareciera los medios», aseveraba.

Lydia Lozano y su ataque de ansiedad

Telecinco

Este viernes, Lydia Lozano vivió una de sus peores tardes en ‘Sálvame’. La colaboradora ha sufrido una crisis de ansiedad después de recibir acusaciones sobre sus supuestas deudas con Hacienda Tributaria. “¿Tú que debes un montón de pasta a Hacienda me vas a echar mierda a mí? ¡No me vas a enmierdar, pago a un asesor y lo tengo todo!», se quejaba a Kiko Matamoros.

Entonces, rota en llanto, salía del plató para poder tomar un poco de aire. Le costaba respirar y a duras penas podía contener el llanto. Paz Padilla intentaba consolarla sin éxito «Venga, gorda, que esto no es importante», le decía. «Será para ti, que no lo han hecho contigo», respondía esta. «¡Hay, qué sofocón se está llevando!«, se lamentaba la presentadora. «¿Que me hablen de Hacienda, cuando he pagado todo en mi vida?», soltaba Lydia, entre sollozos. Paz insistía: «Lo he explicado, Lydia, que no tienes problema con la Agencia Tributaria. Si sabes que no es verdad por qué te llevas este sofocón. Lo importante en la vida no es esto. Estoy en un punto en la vida que relativizo todo y hay que dar importancia a lo que no lo tiene. Una opinión no es una verdad».