La periodista, amiga íntima de la Reina Letizia, convive con las constantes críticas a la corona de sus compañeros de ‘Ya es mediodía’. Así se apaña para lidiar con las opiniones de sus ‘enemigos’.


Que Sonsoles Ónega es amiga de la Reina Letizia es un hecho bien conocido. La periodista y la mujer del Rey Felipe VI se conocieron en 1999, cuando ambas trabajaban en CNN+. Entre ellas enseguida surgió la química y pronto iniciaron una amistad que ha sabido adaptarse de los años iniciales en los que eran reporteras desconocidas al momento actual, en el que cada una brilla con luz propia: una, como monarca, y la otra, como presentadora de ‘Ya es mediodía’ (y también como escritora).

Ónega, amiga y defensora de la Reina Letizia

Y aunque la madrileña es discreta a la hora de hablar de los lazos que la unen a Doña Letizia, lo cierto es que siempre que puede defiende su labor como regente. El pasado mes de enero, sin ir más lejos, reaccionaba así al ver un vídeo en el que se comentaba que está muy bien valorada entre los españoles. «Hombre pues ya era hora. No digo más”, aseguraba. Sin embargo, en el programa que presenta en Telecinco no todos sus compañeros son tan incondicionales de la soberana. Más bien podría decirse que en este espacio se producen de manera habitual las críticas a la corona. Situaciones en las que Sonsoles Ónega procura mantenerse al margen en la medida de lo posible.

Hay momentos, incluso, en los que cuando surgen debates y se polemiza sobre los miembros de la Familia Real, la periodista no sabe dónde meterse… Es lo que ha sucedido este viernes. Varios colaboradores de ‘Ya es mediodía’ comentaban los atuendos de las hijas de los Reyes, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía. Marta López, colaboradora del programa, apuntaba que la manera de vestir de las niñas le parece muy «repipi». Ante el incisivo repaso a los ‘outfits’ de las pequeñas, Ónega escuchaba con atención, pero su rostro parecía revelar que prefería morderse la lengua antes que dar su opinión. Al fin y al cabo, se hablaba de las hijas de una gran amiga.

Telecinco

Así, con los «enemigos» en casa, a Sonsoles Ónega le toca muchas veces lidiar con las opiniones de sus compañeros, muchas veces contrarias a la suya en materia monárquica. Cada mañana cumple a la perfección su papel como moderadora, pero en ocasiones resulta inevitable que se toquen temas que le afectan de manera directa. Y cuando se charla sobre temas relacionados con la Reina Letizia y su familia, como es lógico, recibe cada juicio o comentario como algo cercano. Eso sí, la hija de Fernando Ónega es prudente y ante todo profesional, así que nunca entra en conflicto con sus colegas aunque lleguen a juzgar severamente el rol de los miembros de la Casa Real.

La presentadora sigue siendo una persona importante en el círculo más próximo a la Reina Letizia. Aunque sus caminos tomaron rumbos distintos en 2003, cuando la asturiana se comprometió con el rey, la amistad entre ellas sigue intacta. Se quieren, se respetan y siempre que pueden se reúnen en privado para ponerse al día y pasar un buen rato juntas.

Las dos asistieron como invitadas a sus respectivas bodas

Cabe destacar que Sonsoles Ónega fue uno de los testigos en la boda entre Felipe y Letizia, celebrada el 22 de mayo de 2004 en la catedral de La Almudena de Madrid. Cuatro años más tarde, en julio de 2008, cuando Ónega contrajo matrimonio con el abogado Carlos Pardo, los entonces Príncipes de Asturias fueron invitados a la ceremonia, celebrada en Santiago de Compostela.