La borrasca Filomena ha colapsado de nieve Madrid, así que su vuelta a casa ha sido misión imposible.


Este viernes, la borrasca Filomena ha causado enormes estragos en toda a geografía española. Desde primera hora de la mañana ha comenzado a nevar de manera incesante en numerosos puntos del país, incluida la capital, desde donde se emite ‘Sálvame’ cada noche. Una hora antes de que el programa llegase a su fin, los colaboradores han empezado a inquietarse ante la nevada histórica que ha caído en Madrid.

Telecinco

La primera en confesar su inquietud era Lydia Lozano. «Está cortada la M-30 y bueno… Me agobia. Un amigo mío se acaba de estampar por el hielo en el Paseo de la Castellana. Me dice que se ha resbalado al volver a casa», comentaba. Preocupada y seria, señalaba: «Es que nos nos da tiempo a volver».

Telecinco

Belén Esteban, por su parte, no podía ocultar su nerviosismo. Minutos antes había llamado por teléfono a su marido, Miguel Marcos, para saber cómo estaban la carreteras de acceso a Paracuellos del Jarama, la localidad donde vive, a las afueras de la ciudad. «Estoy preocupada, yo no vivo en Madrid capital», confesaba. «Cuando me he ido hoy le he dicho hoy a Miguel sobre esto… Me da miedo no llegar a mi casa. Te lo digo sinceramente. En Madrid hay atasco, pero llegas. Si está la carretera cerrada, ¿qué hago?», añadía desde su sillón en ‘Sálvame’, donde no hay nadie a su alrededor, ya que pertenece al grupo de riesgo ante el coronavirus. «¡Que yo tengo familia, el azúcar, la insulina», destacaba.

La de Paracuellos del Jarama, preocupada por su diabetes

Jorge Javier Vázquez la ha visto tan nerviosa que ha querido tranquilizarla. «Vamos a ver. ¿Qué es lo que nos puede pasar? Vamos a ponernos en lo peor», sentenciaba. Belén le respondía: «Que me quedo en casa de alguien». El presentador le ha recordado que no debía preocuparse por su diabetes, ya que las instalaciones de Mediaset cuentan con personal sanitario para el personal: «El servicio médico lo podremos solucionar». La ‘princesa del pueblo’ matizaba que su caso requiere cuidados muy específicos. «Me tengo que cambiar el ‘este’ de la bomba. No es tan fácil. Me da miedo».

Telecinco

Mila Ximénez pensaba el voz alta que quizás debía llamar a «alguien que se venga a mi casa» para no estar sola ante la nevada. Por su parte, Kiko Matamoros recordaba cómo estaban las principales carreteras de acceso a Madrid. El de Badalona insistía: «Lo que podemos hacer es aguantar, aceptación. Vamos a ver si no hay problemas. ¿Para que preocuparnos si no podemos hacer nada?». Por último, bromeaba: «Belén, quiero tranquilizarte porque hemos encontrado la solución. Esta noche la vamos a pasar con Maite Galdeano en su pisito… Nos tenemos que quedar encerrados aquí, así que nos podemos quedar toda la noche juntos».