Belén Esteban ha anunciado que baraja la posibilidad de dejar su trabajo en ‘Sálvame’, ya que ha recibido ofertas. «Tengo que pensar en mí», explica.


Tres días después de su sonada bronca con Jorge Javier Vázquez en ‘Sábado Deluxe’, Belén Esteban y el presentador han vuelto a verse las caras en ‘Sálvame’. Allí han podido poner los puntos sobre las íes, defender sus respectivas posturas e intentar un acercamiento. Tras una larga e intensa conversación, finalmente han hecho las paces. Pero en su charla, la princesa del pueblo ha revelado que, tras el rifirrafe, se ha planteado muy seriamente abandonar su trabajo en ‘Sálvame’.

El esperado reencuentro entre Jorge Javier se producía después de cada uno de ellos explicara en detalle su punto de vista. La primera en hablar fue Belén. «Pasó de mí, pero tampoco tienes que coger el teléfono y tontear con tres chorbos. Después del monólogo de 15 minutos se pone a tontear y no me gustó«, revelaba al hablar de su encontronazo. «Hice lo que creía que tenía que hacer, que era quedarme. Porque era mi entrevista. Me sentí humillada. De lo que dije no muevo ni una coma».

«Belén Esteban ya no es pueblo»

«Belén es una persona a la que quiero mucho. Conozco sus pasos como si la hubiera parido. Estoy convencido de que dentro de una semana se va a descojonar. Mañana acabaremos riendo«, señalaba el presentador, convencido de que el afecto entre ellos vencería sus diferencias de opiniones. «Estas historias con Belén ya no me afectan, o me afectan cada vez menos. He estado pensando mucho todo este fin de semana. No me arrepiento de haberme ido porque hubiera sido peor si me hubiera quedado. A Belén la conozco desde hace 20 años. Que la quiero y la hemos comprado así y estoy aquí para lo que quiera. Su carácter se sustenta sobre tres patas: sobre el llanto, la queja y el cabreo«, añadía.

«Ella puede pensar lo que quiera, pero no podemos opinar de todo. Y en ese discurso no puedo acompañarla. Por ahí me vas a encontrar de frente. El discurso de yo he sufrido yo lo he pasado mal… Este ‘yoísmo’ y esta capitalización del mal no me la creo. Ella ha estado en su casa. El sufrimiento de Belén… Ha estado en su casa cobrando su sueldo íntegro y haciendo dos recetas por semana. A ella le han contado lo que ha pasado, como a mí», explicaba. «Otra de las cosas que me molestó fue hay algo que no la puedo apoyar. Belén Esteban ya no es pueblo. Yo tampoco lo soy. El pueblo no vive en un chalet con piscina en Paracuellos ni sale con Rosalía ni cena con Pablo Alborán. Vamos a dejar de ir de cosas que ya no somos. Afortunadamente nos va bien. Que tengas una amiga que limpia en un gimnasio, muy bien. Pero tú ya no estás en ese mundo».

El presentador ha dejado claro que su actitud era conciliadora. «No lo he pasado mal este fin de semana porque sé que esto se va a arreglar». Y ha relatado que muchas personas de su entorno también viven la misma realidad que los amigos y seres queridos de Belén. «Mi hermana trabaja en Carrefour y va en metro todos los días. Belén no se da cuenta de la desconexión del mundo que tiene. A ella le parece que ir en metro es como una cosa especial. En metro va todo el mundo». También ha contado que tras la bronca le mandó un mensaje de WhatsApp a Belén pidiéndole una cena con Pablo Alborán, que es amigo de ella. Pero ésta nunca le contestó…

La colaboradora: «He llorado mucho»

Cuado Belén y Jorge se han reencontrado, él le recordaba: «Estoy muy cansado ya de que penséis que porque no lloro no pienso. Me lo habéis dicho muchas veces y ya me molesta muchísimo. A lo mejor no os dais cuenta. Pero parece que si uno no llora no padece. No encontré la complicidad de una amiga. Estaba chillando, totalmente fuera de mí. Estaba intentado buscar un salvavidas que no encontré. Para mí esto es un desencuentro y ya está. Y por eso no le he dado mayor importancia. Me decían: se está liando, y yo tomaba el sol».

Al escuchar a Jorge Javier, Belén se emocionaba. «Trabajaré contigo sin ningún problema, pero lo he pasado mal. He llorado mucho. Me hubiera encantado tomar el sol. Pero los trabajos tienen sus cosas. Tu familia lo ha vivido de una manera igual que yo he hecho dos recetas, cuatro o seis. Lo que me mandaban. Prefiero mejor que lo dejemos. Preferiría hablar privadamente. Yo soy muy llorona, soy muy dramática«, ha manifestado, con la voz entrecortada. «No me supe explicar. Sigo pensando todo lo que dije. Yo estaba hablando de lo que he vivido. Quizás me expresé mal. Pienso que no te he humillado en la vida. Yo hablé de mi sufrimiento. Por supuesto que hay personas que han sufrido más. Es verdad que he estado en mi casa, sí. Ojalá hubiera podido venir a trabajar, no haciendo recetas como he estado. Y encima me pones lo de Pablo Alborán. Me entraban ganas de mandarte a tomar…»

«He pensado en irme a otro programa»

Jorge Javier volvía a sacar el tema de Pablo Alborán. «¿Me vas a llevar a cenar con Pablo Alborán?». Ella respondía: «Pablo estará flipando. Cúrratelo tú». Al final hicieron las paces. Pero antes de que llegara ese momento, la madrileña ha contado que tras la tensión vivida en ‘Sábado Deluxe’ no tenía ganas de regresar al trabajo. Por eso envió un mensaje a los directores indicando: «No contad conmigo el martes. No quiero ir». Entonces, Jorge Javier ha destapado que los responsables de la dirección del espacio «se pensaban que te ibas a ir a otro programa».

La ex de Jesulín corroboraba que, en efecto, ha pensado en esa posibilidad. «Sí, he pensado en irme a otro programa». Jorge Javier le ha preguntado su ha recibido alguna oferta tras su enfrentamiento en el ‘Deluxe’. «No, las he recibido antes», contestaba. «Depende de mí, porque tengo que tener un respeto a mis jefes que se han portado muy bien conmigo. Tengo que pensar mucho».

Belén, que lleva más de una década sentándose en el plató de ‘Sálvame’, no descarta tomar un nuevo rumbo profesional. «He llegado a plantearme abandonar ‘Sálvame’ y he recibido ofertas. Tengo proyectos profesionales, familiares. Aquí me pongo muy nerviosa… Tengo que pensar y recapacitar. Tengo que pensar en mí». El presentador ha querido saber si su «pensamiento de tener otro hijo» influiría en su decisión. La colaboradora no ha querido entrar en detalles: «He vivido más cosas buenas que malas y no quiero hablar de eso ahora».