«Hay mucha gente que no va a venir a mi boda», ha anunciado la colaboradora al hablar de su enlace por la iglesia.


Este lunes, Belén Esteban ha hablado públicamente de lo que piensa de la traición de Miguel Frigenti. Según ha contado Alba Carrillo, el colaborador ha hablado mal a sus espaldas sobre el menú que ofreció esta en su boda con Miguel Marcos. Un enlace que se celebró hace dos años y del que la de Paracuellos ha hablado, una vez más, en el plató de ‘Sálvame‘.

Y es que cuando Belén dio el ‘sí, quiero’ a su marido lo hizo por todo lo alto. Fue el 22 de junio de 2019 cuando ambos se prometieron amor eterno y celebraron una gran fiesta en la finca La Vega del Henares, en la localidad madrileña de Alcalá de Henares. Aquella fue una boda civil. Y la madrileña sueña con poder casarse por la iglesia lo antes posible.

Aún «no hay fecha» para su segunda boda con Miguel

Aunque el estallido de la pandemia ha hecho que sus planes de pasar por vicaría se retrasen, Belén no ha perdido la ilusión de jurar su amor por Miguel ante un altar. Eso sí, ahora tiene claro que esta segunda boda no sería igual que la primera. Porque cree que cuando dé este importante paso no lo hará igual que la anterior vez…

¿Cuándo y cómo será su segunda boda? Son preguntas a las que ha respondido. De momento, «no tengo ni año ni fecha», pero sí tiene claro que va a ser muy diferente. Y es que Belén no tiene ganas de organizar otra fiesta multitudinaria. En su segundo enlace invitará únicamente a unos pocos. Quiere que esta cita tan especial sea más íntima: «Tengo claro que hay que hay mucha gente que no va a venir a mi boda. Vendrán nuestras familias y nuestros íntimos amigos, lo tengo clarísimo». 

Redes Sociales

«Habrá gente que no esté de acuerdo, pero es la boda de mi marido», añadía. «Queremos hacer una boda más recogidita, algo más íntimo. Quiero algo más cercano». Cabe recordar que al enlace de Belén y Miguel asistieron numerosos rostros conocidos: Anabel Pantoja, Paz Padilla, Raquel Bollo, María Teresa Campos y sus hijas Terelu y Carmen Borrego, Kiko Hernández, Miguel Frigenti y la recientemente desaparecida Mila Ximénez, entre otros. Son nombres que, muy probablemente, no se darán cita en su boda religiosa.

«Va a ser una boda más familiar»

«Lo he dicho muchas veces, que cuando me vuelva a casar va a ser una boda más familiar», insistía. Una cosa está clara. Su decisión de disfrutar de una boda con pocos invitados implica que habrá invitados que asistieron al primer enlace que no estarán presentes. Uno de ellos será Miguel Frigenti, que la ha decepcionado tras contar a compañeros de Mediaset que «se quedó con hambre» el día de su boda. Muy probablemente tampoco irá el resto de compañeros de ‘Sálvame’. Porque, tal y como ha señalado, ni irá Frigenti «ni otros muchos».