«Si queréis sacar mierda mía de hace 21 años, sacadla. Solo tengo que decir que como oiga lo que queréis contar demando a todo Dios», ha afirmado.


Una incendiaria carta escrita por María José Campanario ha avivado al guerra que llevaba años en calma contra Belén Esteban. La colaboradora ha amenazado con poner demandas de forma inmediata si continúa con un juego que ha denominado como «sucio». Además, se guardaba un as en la manga. Algo supuestamente comprometido para la odontóloga que tiene en su móvil y cuyo contenido solo conoce su marido, Miguel Marcos, y su hija, Andrea Janeiro.

Telecinco

«Qué poca vergüenza», ha manifestado muy indignada en ‘Domingo Deluxe’. «Si queréis sacar mierda mía de hace 21 años, sacadla. No voy a entrar en nada. Solo tengo que decir que como oiga lo que queréis contar demando a todo Dios. Así que si tenéis lo que tenéis que tener, hacedlo», advertía con dureza.

Afirmaba sentirse tranquila a pesar de que se había reanudado una guerra de viejas rencillas. «Hay un juego tan sucio que quiere hacer esta señora, quiere dar a entender una cosa tan sucia… Que hablen, yo sí que me llevo por delante». Y recordaba que esta situación ya la había vivido hace tiempo.

Telecinco

«No me invento y me conocéis. Voy a dar un dato: Navidad», ha apuntado de forma enigmática sin entrar en demasiado detalles. Ha explicado que tiene unas pruebas importantes de algo que la comprometería y que es totalmente desconocido: «Es imposible que os enteréis porque solo lo sabe mi núcleo familiar: mi marido, mi hija y yo».

«No he levantado esta guerra»

Además, se ha dirigido hacia el padre de su única hija: «Jesús, ves como no es verdad lo que dice». Recordaba que se estaba refiriendo a que María José Campanario dijo en su día que tenía 3 hijos y no 2. Añadía: «Es una vergüenza que el que tiene al lado lo consienta». Ha confirmado que el torero no le había contestado después de que le mandara un mensaje con algunos pantallazos de la sonada carta. «No tenemos relación».

Telecinco

«¿Vosotros creéis que esta carta no estaba preparada?», se preguntaba molesta con todo este asunto. Ha subrayado que ella no había iniciado esta nueva batalla: «Quiero explicar a la gente que yo trabajo en ‘Sálvame’, no trabajo con Piqueras dando el Informativo. Hace mucho tiempo que llevo callada. Yo no he levantado esta guerra», se defendía.

«Está obsesionada conmigo», ha indicado sobre el resurgir de este conflicto. Cuando algunos de los colaboradores han hecho referencia a que podría estar pasando un mal momento personal, ha sido tajante: «Si tiene un trauma que vaya al psicólogo». Volvía a hacer referencia al contenido que guarda con celo en su móvil y que ha mostrado a María Patiño en directo: «Esto es una vergüenza». Belén ha zanjado el tema con las siguientes palabras: «Tú mueres cariño, pero yo mato».