¡exclusiva!

Antonio Santana, el español que arrasa en la televisión de México y Miami

En una entrevista exclusiva, el madrileño nos cuenta cómo ha logrado triunfar al otro lado del charco y por qué ha decidido volver a España

Dicen que hay que tener cuidado con los sueños porque a veces se cumplen. Antonio Santana (Madrid, 1979) metió unos cuantos en su maleta en 2014 y seis años después ha cumplido casi todos. Le queda el más importante: ser profeta en su tierra, como él dice.

Para quien no conozca a este presentador madrileño, un símil sencillo: es el Jesús Vázquez de México, el español que se coló en la televisión azteca para conducir algunos de los formatos más vistos del país. Entre otros, Antonio ha copresentado Pequeños gigantes, su último éxito en la pequeña pantalla que ha hecho récord de audiencia con su última temporada.

Ahora, tras cumplir su sueño en México y en Miami (donde llegó a copresentar también el magazine Un nuevo día, lo más parecido a El programa de Ana Rosa), vuelve a España dispuesto a triunfar en su país. “No va a ser nada fácil, pero creo que me he ganado una oportunidad aquí”, dice.

Desde la azotea del céntrico hotel Aloft Gran Vía de Madrid, donde SEMANA se entrevista con él, el presentador observa unas bonitas vistas de su ciudad que le traen nostalgia. Ha sido mucho tiempo fuera de casa y Madrid está distinta, dice. Él también ha cambiado y vuelve a su país convertido en una estrella, aunque sus compatriotas no lo sepan. “Mi familia no ha sido consciente del todo del éxito que tenía allí y eso me da mucha pena”, se lamenta.

En esta entrevista exclusiva, Antonio Santana nos desvela qué le ha traído de vuelta, cuáles son sus planes y, sobre todo, cómo empezó todo. “Y pensar que yo estudié la carrera de Informática…”, se ríe.

PREGUNTA: ¿Quién es Antonio Santana?

RESPUESTA: Bueno, diríamos que Antonio es un chico de Madrid que en los últimos seis años ha hecho cosas muy importantes en la televisión de México y de Estados Unidos al que España se le resiste.

PR: ¿Cómo empezó todo? Creo que trabajabas como informático…

R: Sí, es curioso. Yo estudié la carrera de Informática y, de hecho, estuve 8 años trabajando como informático. Sin embargo, la televisión siempre me había llamado la atención, solo que, al no conocer a nadie en el sector, lo dejé pasar. Pero un día un compañero de mi trabajo me propuso presentarme al certamen de Míster España. Yo tenía un buen cuerpo porque iba al gimnasio, pero nada más. Ni sabía desfilar ni posar ni nada. ¡Me hablaron de que tenía que entregarles un book y yo las únicas fotos que tenía eran las de mi comunión! Imagínate. El caso es que al final me hice unas fotos, las envié y me cogieron. Fui Míster por Zamora y allí la verdad es que ya conocí a mucha gente que se movía en el gremio de la televisión y me puse en contacto con varias agencias.

PR: Y empezaste a hacer castings…

R: Sí, poco a poco fui haciendo cositas y en 2003 me cogieron para Verano 3, de José Luis Moreno, pero no como modelo, sino como presentador. Eso fue lo primero que hice. Además, me puse a estudiar interpretación e hice algunos papeles en series como Hispania, Mi Gitana, Física o Química, Escenas de Matrimonio… y entre tanto también presentaba calls tv, programas de juegos… pero lo cierto es que no terminaba de despuntar. No me llegaba la oportunidad y decidí marcharme. El paso lo di el 19 de marzo de 2014. Tenía un buen amigo en México y me marché.

PR: ¿Y qué pasó en México?

R: Los inicios no fueron fáciles, nada fáciles. Lo que pasa es que al menos allí la gente te coge el teléfono, te recibe y es distinto. En Estados Unidos y México les gusta que tú te reportes, que es como ellos lo llaman y es que tú te presentes directamente, sin mánager, sin intermediarios. Eso siempre me ha gustado de allí porque ves que hasta el mismísimo directivo de Televisa te responde, aunque sea para decirte que no hay nada para ti, pero te responde. Aquí, en España, eso es impensable. No te cogen ni el teléfono.

PR: ¿Por qué dices que los inicios no fueron fáciles?

R: Bueno, sobre todo, porque necesitaba los papeles para poder trabajar y por el acento. ¡Ay, el acento! Creéis que es fácil hablar mexicano y te aseguro yo que no. Tuve que estar yendo a clases y me tiré un año sin venir a España para no perder lo que había progresado. Al principio, sobre todo, hice muchísimos anuncios, un montón, que allí se pagan muy bien y recuerdo que el primero que hice fue el de un queso de untar. En un día podía hacer hasta 13 casting y en aquella época, te hablo de los dos primeros años, pude hacer unos 50 o 60 anuncios, una pasada. Luego empezaron también a contratarme como presentador de canales de televenta y empecé a hacerme un hueco. Aquí los canales de televenta están desprestigiados, pero allí son realmente importantes y hay gente muy conocida presentándolos. Se puede ganar hasta 40.000 dólares por hacer un teletienda.

PR: ¿Cuál fue tu primera gran oportunidad?

R: Diría que La Fortaleza, en 2017. Tuvo bastante repercusión y fue la primera vez que yo veía que la prensa se preguntaba quién era ese español que salía en televisión. Además, en México me presenté a un casting para Telemundo en Miami al que fui por probar suerte pero convencido de que no me llamarían. En la cola de ese casting me topé con los presentadores más top de México. Es como si vas aquí en España a un casting y te encuentras a Jesús Vázquez, Christian Gálvez o Roberto Leal allí, haciendo cola. Pues bien, pasé las pruebas y me seleccionaron. Recuerdo estar llorando de alegría, pero poco después el programa se canceló. Fue un varapalo, pero a partir de entonces esa productora decidió apostar por mí y me cambió la vida.

PR: ¿Cuál dirías que ha sido tu oportunidad más especial?

R: Un nuevo día. Aquello fue… otro nivel. Un nuevo día es como una especie de El Programa de Ana Rosa. Están los mejores presentadores y van todo tipo de invitados. Me seleccionaron para ser uno de los copresentadores y aquella oportunidad fue un sueño. Fue realmente mi éxito en Miami y lo más importante que he hecho, yo creo. Entonces ya era Antonio Santana y la gente me conocía.

PR: ¿Y qué decía tu familia?

R: A mis padres yo les enviaba cosas, recortes de la revista People en español, entrevistas… Les contaba lo que me estaba ocurriendo, pero sé que ellos no eran realmente conscientes de lo que me estaba pasando y eso me da mucha pena.  Por eso me apetece que me vean triunfar aquí en España.

PR: Es que allí has hecho cosas realmente importantes…

R: Sí, después me fichó Univisión y ahí sigo. Fue un pelotazo porque los titulares eran: “El presentador que Univisión roba a Telemundo”. Una pasada. En Univisión he hecho Reto 4 Elementos, Pequeños Gigantes, Guerreros 2020… y hasta me propusieron ser la imagen del segundo canal de Univisión en Miami, pero dije que no. Entonces mi novia, que es actriz, estaba trabajando en Colombia y haberme ido a Miami hubiese sido una locura. Era mi sueño, irme a Miami, pero lo dejé escapar por amor. Me tomaron por loco.

PR: ¿Y te arrepientes?

R: Creo que sí. Luego al poco tiempo mi relación se rompió (estaban comprometidos y pensaban casarse este 2020) y creo que si volviese atrás no lo hubiera hecho. No volvería a dejar un trabajo por amor.

PR: Pero a pesar de todo Univisión siguió apostando por ti.

R: Sí, me aprecian y saben por qué tome esa decisión. Al poco tiempo me propusieron hacer de nuevo Pequeños Gigantes, que allí es un auténtico pelotazo.

PR: Uno de los couches es Miguel Bosé. ¿Cómo es trabajar con él?

R: Miguel Bosé es un tío cercano la verdad, aunque es verdad que tenía el camerino más grande, llevaba guardaespaldas, el coche le llevaba siempre hasta la puerta… y, bueno, a todos nos impactó un poco lo de la voz, sobre todo a los niños. Pero a mí me gustó mucho trabajar con él porque desde niño era uno de mis cantantes favoritos. Con los niños se portó fenomenal y con los que trabajábamos allí también.

PR: Y en pleno boom decides volverte a España. La pregunta es obligada, si tan bien te va allí, ¿Por qué quieres volver?

R: Todo el mundo me lo pregunta. Pues verás, cuando has pasado varios terremotos, tienes que dormir con una mochila de emergencia por si salta la alarma sísmica, cuando has visto morir a algunos amigos por la delincuencia, has pasado solo en casa una pandemia preocupado por cómo estará tu familia al otro lado del mundo… Todo eso hace mella y yo este verano decidí que quería regresar a España y probar suerte. Siempre estaré eternamente agradecido a México y siempre podré volver, pero creo que ya tengo las tablas suficientes para que me den aquí una oportunidad y quiero intentarlo.

PR: ¿Y cómo lo llevas?

R: Bueno, de momento, la cosa no pinta bien. Es cierto que estamos en un momento complicado, pero es que aquí, como te decía antes, ni siquiera te cogen el teléfono. Yo solo pido que vean mi material, que comprueben las audiencias de mis programas y vean que estas hablan por sí solas, no es tanto. Estoy dispuesto a empezar de cero, a pesar de que sé que no estoy en cero, pero sé que en España no hay otra forma de intentarlo.

PR: ¿Aspiras también a formar una familia aquí en España?

R: Me encantaría. El año pasado me comprometí con mi novia (una actriz popular de Puerto Rico), pero no salieron bien las cosas y ahora estoy soltero. Me encantaría enamorarme aquí y tener hijos. Quién sabe.

Texto: Marta Bolonio

Fotos: Soledad González

Agradecimientos: Hotel Aloft Gran Vía Madrid.

X