La sobrina de Isabel Pantoja ha protagonizado una indiscreta anécdota en ‘La última cena’.


Anabel Pantoja ha demostrado, en más de una ocasión, que es una mujer atrevida. Así se lo deja ver diariamente a su más de un millón de seguidores en Instagram donde presume de curvas y también de fotos ardientes en muchas ocasiones publicando cuidados desnudos. Esta vez, el directo le ha jugado una mala pasado por el vertiginoso escote de su vestido. La sobrina de Isabel Pantoja ha protagonizado uno de los momentos más destacados de ‘La última cena’. 

Sentada como comensal en la mesa, la colaboradora se disponía a probar el primer plato de la noche confeccionado por la pareja formada por Kiko Hernández y Marta López, cuando una cámara del programa captaba el instante en el que uno de sus pechos quedaba al descubierto. Una indiscreta anécdota que ha dejado tanto a los espectadores como a los miembros del programa con la boca abierta.

Anabel elegía para esta velada un diseño de gasa en color negro. Un vestido que destacaba por su pronunciado escote que, finalmente, ha sido muy traicionero mientras se disponía a disfrutar de la cena. Un momento que no ha pasado desapercibido tampoco por parte de Jorge Javier Vázquez quien revelaba en directo el incidente. 

¿A ti te molestaría que lo viéramos?, le preguntaba. «Para nada», señalaba rotunda. «Me parece muy divertido y muy gracioso, pero mis compañeros llevan cinco horas cocinando, para ver este pezón. Me ha jugado una mala pasada y no hay que estar viendo esto», explicaba intentando quitar hierro al asunto. «Yo creo que se lo ha sacado aposta», bromeaba Kiko Matamoros.

«Me tenía que haber puesto un imperdible aquí», apuntaba más tarde. También se mostraba enfadada ante un comentario de María Patiño quien había reconocido que no le gustaban los pezones grandes. Una discusión que ha monopolizado un momento de la noche. «Yo no lo he hecho aposta», afirmaba visiblemente molesta con todo el asunto. Finalmente, tomaba la decisión de cambiarse su estilismo de la noche.

Una atípica ‘influencer’

A sus 33 años, Anabel Pantoja, colaboradora habitual de ‘Sálvame’, ha conseguido hacerse un hueco en el mundo de la televisión. Durante la cuarentena se convirtió en una de las reinas indiscutibles de Instagram gracias a sus hilarantes sesiones de fitness con las que se ponía en forma. Orgullosa de sus curvas, la sobrina de la tonadillera nos has regalado memorables momentos con los que muchos se han sentido identificados. Inusual ‘influencer’ cuenta con un fiel séquito de fans que, día a día, siguen sus andanzas en las redes.

Como a tantos otros, la crisis sanitaria del coronavirus y el estado de alarma han alterado sus planes de futuro. Anabel tenía previsto casarse con su prometido, Omar Sánchez, en Sevilla este mes de junio. Un «sí, quiero» que, inevitablemente, se ha visto pospuesto.