«Aquí se habla porque no son vuestras familias. Él es mi marido y todo lo que rodea el tema es muy delicado», ha asegurado.


Han pasado 26 años desde que José Ortega Cano diera el «sí, quiero» a Rocío Jurado en la finca Yerbabuena de Sevilla. Un sonado enlace que reunió a alrededor de 1.500 invitados y que hoy vuelve a estar de actualidad gracias a las recientes declaraciones de Rocío Carrasco en su documental. Expresó que no fue una «decisión acertada» por parte de la artista. La actual mujer del torero, Ana María Aldón se ha manifestado al respecto y lo hacía con rotundidad señalando que la «situación es muy delicada». 

Foto: Gtres

La colaboradora aprovechaba para definir el matrimonio como el «dos estrellas que estaban muy enamoradas. Solo tienes que ver las declaraciones de la propia familia como las de su hija, por ejemplo», añadía durante su intervención en ‘Viva la vida’. Ante las especulaciones que se han vertido estos últimos días, solo atendía a contestar lo siguiente: «Parece que todo el mundo viviese allí con ellos. Opiniones pueden tener todo el mundo».

Ortega Cano no ha entrado en directo, pero sí que la ha llamado por teléfono para decirle que confiaba por encima de todo en ella. «La situación es muy delicada. Aquí se habla porque no son vuestras familias. Él es mi marido y todo lo que rodea es muy delicado». Ha explicado que estaba opinando en primera persona.

Telecinco

Ha defendido el primer matrimonio del torero: «Ella se casó muy enamorada como él. Él a día de hoy lo sigue estando enamorado», ha afirmado la andaluza. No ha percibido que su marido se haya molestado por la declaración de Rocío Carrasco. «Ella piensa que no fue acertada, pero es su opinión. No percibo que él se enfade. Quizás sea más dolor. Cree que es una pena que haya percibido eso. No sabe por qué lo piensa».

La mediática boda

Rocío Carrasco regresaba a ese 17 de febrero de 1995 en Yerbabuena en el que el diestro y la artista se dieron el «sí, quiero». «Yo siempre le tuvo mucho cariño», dijo sobre el torero y explicó que el enlace se produjo cuando meses antes Ortega Cano había tenido una grave cogida «El ver que estaba bien y estaba sano y había salido de aquello fue emocionante. Ahora los sentimientos son diferentes».

Gtres

La boda también fue el marco en el que una joven Rocío Carrasco presentó orgullosa a su entonces novio. «Claro y él encantado». Poco después de ver a su madre vestida de novia no pudo parar de llorar: «Fue como un tsunami. Yo ese día lloré lo indecible. Viéndola feliz, yo era feliz». La sonada declaración que está dando mucho que hablar es cuando se le pregunta a la protagonista del documental si fue una decisión acertada aquella boda. «No sé si… Bueno sí lo sé, no creo que fuese una decisión acertada desgraciadamente para ella, pero ella lo decidió así. Estaba enamorada y todo lo que fuera para que estuviera bien y estuviera contenta».