Lydia Lozano ha abandonado el plató de ‘La última cena’ muy enfadada por el comentario de Mila Ximénez.


Lydia Lozano está siendo presa, como nunca antes, de los nervios. El caso Ylenia Carrisi ha vuelto a su vida despertando los fantasmas del pasado. Después de llorar de forma desconsolada este viernes en ‘Sálvame’ por este tema, la colaboradora ha tenido que escuchar una seria acusación por parte de su compañera de programa, Mila Ximénez, por el que ha abandonado el plató de ‘La última cena’.

A la exmujer de Manolo Santanta, encargada de ser la anfitriona del nuevo programa de Mediaset donde ha tenido que preparar un menú junto a Antonio Montero, no le ha gustado una crítica de Lydia mientras preparaba el primer plato de la velada, un arroz caldoso, el cual su compañera definió como un «caldo de calcetín». No lo ha dudado y ha acusado a Lydia de «llorar siempre a las 20:15, pero en cuanto entra Piqueras hemos terminado”. Y es que tan solo unas horas antes, Lydia se había roto al tratar el polígrafo de Mikel Barsa, exrepresentante de Albano, en ‘Sábado Deluxe’. «No puedo más», aseguraba.

Lydia, muy indignada, se ha mostrado profundamente enfadada por este reproche: «Así que mis lloros vienen por escaleta». Calificaba su comentario de «sucio» y se mostraba visiblemente molesta con todo este asunto. Ambas se enzarzaban en un duro cruce de acusaciones y gritos.

«Aquí todos soltamos mierda porque estamos cabreados los unos con los otros», le decía Lydia quien había sido muy crítica anteriormente con el plató de Mila. «Se puede criticar pero con un tono más elegante, no comparándolo con un calcetín sucio», indicaba. «Lo que yo haría sería pedir la cuenta e irme a mi casa», afirmaba.

Después de pasar por el baño donde ha mantenido una conversación con María Patiño y Nuria Marín, Lydia aseguraba que le habían parecido «muy mal» sus palabras y le achacaba de «falta de empatía». «Ha estado muy feo decir que a las 20:15 horas lloro».

Finalmente, no se lo pensaba, cogía su bolso y se marchaba del  plató ante la mirada atónita de todos sus compañeros y gritando decía que no tenía que aguantar ese tipo de afirmaciones: «Me voy». Mila también se mostraba muy enojada con la actitud de su compañera y la acusaba de querer ser la protagonista de la noche: “Se tiene que hacer la víctima siempre y la protagonista», afirmaba.

Mila recordaba que Lydia estaba pasando un mal momento personal por las nuevas informaciones que están viendo la luz sobre el caso más controvertido de su trayectoria profesional. «¿Y yo qué culpa tengo que haya salido el tema de Ylenia? Me parece feísimo que se vaya». Y es que para Mila, siempre le encanta hacer «el numerito, pero se va a cagar toda la semana», indicaba. Su ataque iba a más y le espetaba: «Me parece una falta de respeto la niñata esta». A quien también tildaba como «la estrella de Mediaset».

Lydia Lozano se rompe

Una vez más, la colaboradora está teniendo que hacer frente a los fantasmas de su pasado sobre el controvertido caso de Ylenia Carrisi, la hija de Al Bano y Romina Power, desaparecida en enero de 1994 cuando tenía 24 años. Cabe recordar que la periodista dijo que estaba viva. Una información que provocó un profundo malestar por parte del cantante. Corría el año 2005 y la periodista se convirtió en el foco de la noticia, afirmó que Ylenia vivía en Santo Domingo y tenía dos hijos. Como consecuencia de este caso, tuvo que pedir perdón públicamente: “Me he apoyado en personas que me han engañado y lo reconozco”.

‘Sálvame’ ha vuelto a recuperar el sonado caso sobre Ylenia Carrisi y lo ha hecho aludiendo a la identidad de la fuente de Lydia, una información que ha mantenido en total secreto durante todos estos años. Este asunto sigue acechando a la colaboradora, esta vez, reconocía que teme que este sábado se vuelva a empezar de nuevo con esta historia que tanto daño le ha hecho. «¿A mí qué me importa la Campos?, ¿Qué me importa los que me pusieron verde?. Me da igual. Si este señor viene me da igual. No quiero participar. Si me gané a la gente es porque dije que no y es que no. No os dais cuenta que todo el mundo se me echaría encima. No puedo más. Me da igual lo que pasó en 2005″, explicaba totalmente alterada.