La joven no atraviesa un buen momento personal y ha concluido su entrevista rota en lágrimas tras protagonizar un ataque de ansiedad en directo.


Hace tan solo unos días que saltaba la noticia bomba. Adara Molinero y Gianmarco Onestini rompían su relación. La flamante ganadora de la última edición de ‘GH VIP’ ha contado todos los detalles del fin de su mediático noviazgo en una tensa entrevista en ‘Sábado Deluxe’ que ha concluido con la joven sufriendo una crisis de ansiedad en pleno directo.

Adara se sinceraba y comenzaba su intervención señalando que se ha desenamorado del italiano, pero «no totalmente porque eso es imposible. Cuando alguien te decepciona de esa manera tan fuerte, hay algo que se rompe». La ruptura le pilló por sorpresa y es que durante la cuarentena se han llevado muy bien, teniendo una buena convivencia que ha durado tan solo semana y media.

La madrileña ha explicado que todo se torció cuando Gianmarco se dio cuenta de que había recibido un mensaje de Rodri de ‘GH 17’. Fue entonces cuando le cogió su teléfono móvil sin su permiso: «No tenía nada que esconder». El italiano sabía su contraseña porque ella se la había dado para que pudiese entrar en su Instagram: «Me coge el teléfono cuando estamos en la cama. Se encierra en el baño y ve la conversación». 

Adara ha confesado que se enfadó mucho porque estaba invadiendo su intimidad. Entonces, Gianmarco salió totalmente enojado y ella intentó arreglar el asunto: «Le pedí disculpas. Aunque quiero dejar claro que yo no hice absolutamente nada. Yo no quería estar mal con él, y le pedí mil veces perdón. Al final nos acostamos tres veces».

«Me he quedado en shock»

Ella creyó que el tema estaba olvidado, pero Gianmarco comenzó a investigar la forma en la que podía volver a Italia. Le preguntó por qué quería marcharse y él le dijo que su familia tenía un problema, pero no entró en detalles sobre el asunto. «Por la noche yo estaba fatal, llorando un montón y al día siguiente teníamos que grabar el capítulo de ‘mtmad'». Adara ha contado que Gianmarco podía haber elegido no grabarlo, pero quiso hacerlo: «Él estaba muy preocupado por su imagen, él quería hacer como que estábamos bien».

A partir de ese momento, todo fue a peor. Gianmarco no le habló en todo el día y durmió en otra habitación. «La realidad era que él se iba, pero no me daba una razón». Por la mañana se marchó sin despedirse. «Veo el armario completamente vacío y yo me encontraba fatal, tenía en el pecho un dolor…. y veo que comparte esos Stories en Instagram grabados desde mi casa. Había esperado a irse para subirlas».

«Me he quedado en shock», indicaba sobre este inesperado fin. Una relación por la que Adara apostó a capa y espada dejando a su pareja y padre de su hijo, Hugo Sierra. «Estoy segura de que he querido más a Gianmarco que él a mí».