Virginia Troconis ha encontrado el vestido perfecto para la transición entre el verano y el otoño. Un diseño sencillo en el que la gama de color se anticipa a la tendencia que ya está llegando.


La nueva temporada está comenzando. Y aunque aún hay quién se resiste, y aprovecha los días de sol para seguir en la playa, a la mayoría ya les ha tocado volver a la oficina y empezar a preparar los libros y los uniformes para el colegio de los niños. Pero como nada es blanco ni negro, hay que recordar que el verano aún no ha acabado, por eso hay que encontrar el punto intermedio para este entretiempo, algo que, sin duda, Virginia Troconis y su vestido nos quieren dejar claro.

El vestido de Virginia Troconis, ideal para el otoño

La mujer de Manuel Díaz El Cordobés ha dado con la clave para vestir de manera cómoda esos días en los que sigue haciendo buena temperatura pero ya comienza a refrescar. Y esa pauta la marcan los vestidos de manga larga o manga tres cuartos y de tejidos ligeros, que no sumen grados, como el que ella lucía para una comida al aire libre.

El suyo es de la firma MVP Wardrobe, en concreto el modelo recibe el nombre de Lapis Dress y está a la venta en la web de la marca a 199 €. Virginia acompaña el vestido con un cinturón de tela del mismo tono que lo que hace es remarcar la cintura estilizando la figura.

Los colores de esta temporada

Además de la manga, es el tono del vestido el que nos da pistas sobre lo que va a llevarse esta temporada. Y cómo no, los tonos camel, ocre y tierra están presentes en la paleta, como suele suceder cada otoño. No obstante, a la hora de elegir, lo que debe primar es el que mejor nos siente.

Así, el tono de Virginia queda muy bien a las pieles oscuras y morenas, pero no tanto a quienes tienen un tono más blanco o cetrino. Pero podemos encontrar la inspiración en sus formas: una silueta a base de una falda lápiz con la parte de arriba ablusonada y las mangas de farol es una pieza ideal para quienes tengan las caderas anchas, pues equilibrará la silueta de manera elegante.

Además, tienen la ventaja de que sientan bien tanto con unos tacones altos, lo que lo convertirá en un estilismo ideal para un evento más elegante, como con un calzado plano. Así no tendremos que renunciar a la comodidad. Pero si elegimos esta última opción, lo mejor será optar por tonos claros, que nos ayuden a dar esa sensación óptica de alargar la pierna.