Irene Rosales también ha sucumbido al vichy, el estampado de siempre, pero que esta primavera vas a querer llevar más que nunca


Todos los fines de semana nos fijamos en los looks que lleva al programa Viva la vida, y a partir de ahora parece que también tendremos que estar pendientes los lunes por la noche, porque Irene Rosales acaba de debutar como comentarista en el debate de La isla de las tentaciones. Nos gusta la sencillez de sus looks y también cuando arriesga algo más con vestidos que marcan su figura de animal print o incluso con algunas prendas más atrevidas y sexys de lo acostumbrado, como el mono-blazer que lució hace algunas semanas. En esta ocasión ha sido un sencillo vestido de vichy en el que hemos puesto el ojo porque nos parece una de las mejores opciones primaverales.

El estampado más de moda

Irene también ha caído rendida al estampado de la temporada, que vamos a ver en los próximos meses en todo tipo de prendas. Pantalones, tops, camisas… y hasta en bolsos, todo va a estar invadido por estos cuadros que nos recuerdan a los ligeros días de verano en el campo. Pero hoy nos vamos a centrar en los vestidos.

El pasado verano la infanta Sofía ya se adelantaba durante las vacaciones en Mallorca con un vestido de vichy de Stradivarius, y hace unas semanas era Alba Díaz quien también copiaba la misma idea con un vestido de vichy en blanco y negro, de Zara. Ahora, la colaboradora del programa Viva la vida también ha elegido la versión más clásica de cuadros en blanco y negro, con un vestido corto recto sin manga y de cuello redondo. Aunque en la foto no podemos verlo, Irene lo combinó con unos botines estilo cowboy de tacón ancho.

El estampado vichy, de la mesa a la moda

Este estampado tuvo su origen en la ciudad francesa con la que comparte nombre, Vichy, también conocida por su balneario de aguas termales. En un primer momento, el estampado se utilizaba en manteles y servilletas, pero desde 1946, en la época de la posguerra, se empezó a añadir este tipo de cuadros a las camisas de los hombres y mujeres que trabajaban en el campo. A mediados del siglo XX saltó del ámbito doméstico a la moda gracias al diseñador francés Jacques Esterel, y fue de la mano de la actriz francesa Brigitte Bardot, con sus femeninos estilismos por Saint Tropez, cuando este print de cuadros (preferentemente en blanco y negro, pero también ideal en todos los colores) se convirtió en universal,.

Aunque nunca pasa de moda, hay temporadas que lo vemos más, y esta primavera-verano 2021 es una de ellas. Por eso te dejamos algunos vestidos que te van a enamorar en cuando lleguen los primeros rayos de sol.