Los Premios Princesa de Asturias nos han permitido ver el salto definitivo en el estilo de la princesa Leonor. Pero todavía hay un complemento al que se resiste


Ha terminado la semana más especial del año para la Princesa Leonor, donde hemos podido comprobar su definitivo cambio de estilo. La hija mayor de los Reyes Felipe y Letizia ha dejado atrás los looks aniñados de todas sus anteriores apariciones públicas, para casi a sus 15 años, los cumple el próximo 31 de octubre, dar el salto que todos estábamos esperando.

La primera imagen de esta transformación ocurrió el pasado 12 de octubre, en la celebración de la Fiesta Nacional. Leonor llegó al Patio de Armas del Palacio Real, donde este año se celebró el acto, luciendo una falda de vuelo midi de cintura alta, jersey de punto con la manga al codo abullonada y unas manoletinas de purpurina doradas con unos centímetros de tacón cuadrado, que recordaban mucho a algunos de los looks lady de su madre.

La gran transformación

Pero la transformación más evidente la pudimos comprobar en los distintos actos celebrados con motivo de la entrega de los Premios Princesa de Asturias, en Oviedo. Allí, la heredera se subió a sus primeros zapatos de tacón. Además, en el acto de entrega de los galardones, esta edición debido a la pandemia se cambió en Teatro Campoamor por el Salón Covadonga del hotel de La Reconquista, Leonor lució un conjunto en nude con bordados de pedrería que podría haber sido la elección de una adulta.

También en su visita a Somao, el Pueblo Ejemplar 2020, la princesa de Asturias eligió un estilo sport muy adolescente, donde destacaba el abrigo de cuadros, la prenda por excelencia de este otoño.

[/lista_enlaces]

El complemento al que se resiste Leonor

El repaso a todos sus looks nos demuestra ese gran cambio, aunque todavía hay un complemento al que se resiste y que es el único que le falta para su nueva etapa de adulta. A Leonor no la hemos visto con un bolso, ni en sus looks de calle ni en los actos oficiales. El bolso es el accesorio que, junto a los tacones, también marca claramente ese paso del armario de niña al de adulta, y la Princesa de Asturias todavía no ha querido llevarlo.

Como ha sucedido con los tacones, otras princesas europeas de su generación lo han llevado antes. El mejor emplo es Amalia de Holanda. La primogénita de los reyes Guillermo y Máxima de Holanda hace ya tiempo que la vemos tanto con bolsos casual, como con carteras de mano en los actos públicos. También Carlota Casiraghi y su hermana pequeña, Alexandra de Hannover, comenzaron a llevar este accesorio a la edad que hoy tiene la princesa Leonor.

¿Veremos pronto a la Princesa de Asturias con un bolso en sus manos? Este será el siguiente paso en la transformación de su estilo que estamos deseando ver.