Paula Echevarría tiene clara la tendencia: los 70 están de vuelta en nuestros armarios y ella lo demuestra con un look que vas a querer copiarle.


Hay tendencias que siempre vuelven. Porque la moda, como muchos otros sectores, es cíclica. Paula Echevarría lo sabe bien, porque está siempre atenta a lo que se lleva y sobre todo, a lo que mejor le sienta. Y estos días nos ha dejado claro que tenemos que retroceder unas cuantas décadas para encontrar un estilismo que se vuelve a llevar.

Un estilismo sencillo y retro

La actriz apuesta por un look de lo más retro que además es de lo más sencillo. Para replicarlo solo se necesitan tres prendas: un jersey y unas botas de color negro y una falda corta y estampada que ponga el contrapunto al conjunto.

El su caso lo hace con una prenda de satén con un estampado floral de margaritas y una disposición geométrica que recuerda mucho a los looks setenteros e incluso a aquellos del Swinging London de los 60. Las botas, con un tacón ancho, punta redondeada y un poco de plataforma terminan de darle el toque.

Una temporada en la que se lleva todo

Porque lo bueno estos días es que se llevan los toques setenteros, pero también los noventeros y habrá, incluso, quien encuentre prendas de inspiración años 50. Porque esta temporada se lleva casi todo, así que es un buen momento para encontrar aquello que más nos favorece y crearnos nuestro propio estilo.

Paula lo logra además con prendas low cost que podemos encontrar con facilidad. Todo el conjunto que lleva la actriz es de Lefties, una de las marcas del grupo Inditex que, además, es famoso por sus precios reducidos.

Un look a bajo coste

Así, mientras la falda cuesta 7,99 €, el jersey básico podemos conseguirlo por solo un euro más. Lo más caro del conjunto son las botas, que ascienden a 35,99 €, pero que aún así sigue siendo un precio de lo más competitivo. Lo importante del estilismo, además de lo asequible es que es fácil de replicar.

Como siempre, para lograrlo, lo importante es dar con las claves del estilismo. La primera es el largo y la forma de la falda. Ha de ser corta, un poco disparada en la parte baja y con un estampado llamativo. Es esta prenda la que tiene que llevar la voz cantante en el look, por ello a la hora de combinarla hay que decantarse por prendas de tonos lisos y si las botas y la parte superior van conjuntadas en el tono, mejor que mejor.