Al mal tiempo, buena cara. Eso es precisamente lo que habrá pensado esta mañana Tamara Falcó al despertarse y pensar que tenía la boda de una amiga en mitad del revuelo que se había creado a raíz de la filtración de un vídeo de su novio besando a otra mujer que no era ella. Unas imágenes que llegan tan solo unas horas después de que la hija de Isabel Preysler hiciera público su compromiso con Íñigo Onieva. Sin embargo, un bodorrio les esperaba y se han vestido con sus mejores galas para reaparecer públicamente tras esta polémica y cautivar a todos con sus respectivos outfits. Tamara Falcó, que sabéis que es la digna heredera de su madre en cuanto a estilo nos referimos, le ha puesto color a este día tan gris con un vestido de invitado en burdeos que no puede ser más bonito.

Tamara Falcó salía de su domicilio cogida de la mano de su novio para enfrentarse a la prensa que se encontraba en las inmediaciones de su casa y querían saber en qué punto estaba su futura boda. Ella, con la mejor de sus sonrisas, ha esquivado todas las preguntas pero ha vuelto a hacer un alarde de elegancia y estilo, incluso en los peores momentos. Su estilo es innato, por lo que ni la tristeza afea su clase cuando se enfunda en uno de sus diseños, que le sientan como un guante.

Tamara Falcó ha elegido uno de sus diseños para irse de boda con su novio

Para la ocasión, Tamara ha confiado en uno de los sus trabajos para ‘TFT by Tamara Falcó’ en colaboración con Pedro del Hierro, firma con la que el clan Preysler guarda una excelente relación. Ha optado por el modelo Nazarí: un vestido de manga larga entallada con escote pico con nudo y abertura frontal y alda de largo midi evasé. Un vestido confeccionado en crepe mate. Te lo enseñamos y te desvelamos con qué accesorios lo ha combinado. Su precio es de 289 euros.